Los talleres de electricidad específicos se dedican a la reparación, mantenimiento e instalación de los componentes eléctricos del vehículo. Para ello es necesario contar con un equipo específico adaptado a sus necesidades, informa Loctite en su Blog Ruta 401. Tanto herramientas comunes destinadas a desmontar y montar componentes (llaves planas, de tubo, de estrella, alicates, destornilladores, llaves allen, mordazas de presión, etc.), como que difieren de unos talleres a otros según su especialidad.

Algunas de las herramientas manuales más comunes en un taller centrado en la electricidad del vehículo son alicates pelacables y terminales, tenazas diseñadas para poder trabajar con cables eléctricos que cuentan con bocas especiales pela-hilos y para cortar cables; y tijeras de electricista, cuyo mango está hecho de materiales aislantes. Tienen una zona de corte y un rebaje en la parte inferior para pelar cables de distinta sección. Además, existen tijeras automáticas para reducir el esfuerzo del operario.

Algunas de estas herramientas imprescindibles en un taller mecánico son:

  • Soldador eléctrico. Se emplea para realizar soldaduras de cables y otros componentes con estaño. El soldador se conecta a la red eléctrica, para que el suministro eléctrico haga actuar la resistencia interna que produce el calentamiento de la punta del soldador para que se pueda efectuar la soldadura del estaño.
  • Polímetro digital. Es un útil que permite medir varias unidades de medida eléctricas con el mismo equipo. Cambiando solamente las conexiones y las escalas se puede medir tensión (alterna y continua), intensidad, resistencia, temperatura y realizar comprobaciones de diodos, entre otras opciones.
  • Lámpara en serie. Permite detectar cortocircuitos, circuitos abiertos, fugas de corriente, etc., a través del destello de una pequeña bombilla.
  • Comprobador de baterías. Herramienta necesaria para verificar el estado de las mismas. Estos comprobadores se utilizan también antes de entregar un vehículo nuevo para leer el valor de tensión, el cual queda registrado en la base de datos de la marca. Así, ante una avería de la batería sujeta a garantía, el fabricante determinará si la cubre él o el taller según haya sido el voltaje con el cual se entregó el vehículo.
  • Cargador de baterías. Disponen de diferentes tipos de cargas (lenta y rápida) y en muchos casos también se pueden usar como arrancador. Los más modernos permiten seleccionar cargas según el tipo de batería (normal o de gel, por ejemplo).
  • Regloscopio. Se emplea para ajustar la intensidad de los faros de la luz de cruce. Para la medición, el regloscopio debe estar completamente nivelado y ponerse delante del vehículo a una distancia y altura adecuada y bien centrado respecto a luz que se va a ajustar.
  • Equipos de diagnosis. Se utilizan para realizar las comprobaciones de los sistemas eléctricos del vehículo, entre otras tareas. Existen los equipos de diagnosis del fabricante y los universales o multimarca.