Ser el distribuidor de recambios elegido pasa en muchas ocasiones por ser el más rápido, destaca Isi Condal en su último post dedicado al “Cross docking”, una técnica de logística de almacén. La empresa anuncia, igualmente, que la gestión de logística con “Cross docking" estará disponible en la versión de octubre de IsiParts, su software de gestión de recambios.

En logística se entiende por “Cross docking” a un tipo de preparación de pedidos en el que los productos tienen un tiempo mínimo de almacenamiento y manipulación. Los pedidos de los proveedores se reciben en los muelles de recepción y, de ahí, pasan a los muelles de salida sin necesidad de colocar la mercancía en stock.

El “Cross docking” es especialmente beneficioso en la industria de recambios de automoción, según Isi Condal: realizando una óptima gestión de las entradas de material, unos productos serán almacenados y otros directamente servidos, eliminando operaciones intermedias. Así, los beneficios que implica el uso de esta técnica en la preparación de pedidos son los siguientes:

  1. Aumento de la rapidez de entrega.
  2. Reducción del espacio necesario para almacenamiento.
  3. Reducción del coste de gestión de inventario.
  4. Reducción de los costes de personal de almacén.
  5. Reducción de las necesidades de manejo de materiales.
  6. Mejora en la calidad del producto: el equipo puede revisar más fácilmente si ha habido problemas durante el tránsito del producto hasta el almacén.
  7. Reducción de los riesgos de rotura, pérdida o robo en el paso de la mercancía por el almacén.
  8. Mejora en el nivel de servicio al cliente: porque se le ofrece más rapidez en las entregas, y esto hace que el equipo de atención al cliente pueda dedicar más tiempo a la fidelización y captación de nuevos clientes.
  9. Disminución del número de productos obsoletos: los pedidos gestionados como "Cross docking" no tienen riesgo de obsolescencia.
  10. Disminución de dinero estancado en inversión en material en stock: los pedidos gestionados como Cross docking son ventas ya realizadas.

Entre los tipos de “Cross docking” se pueden encontrar los siguientes:

- Cross docking directo o por pedido. El distribuidor hace pedidos individuales por cliente a los proveedores. Los pedidos llegan al almacén agrupados por cliente y el distribuidor se encarga de juntar los pedidos de los distintos proveedores que corresponden a cada cliente. La mercancía se controla en la recepción y se traslada al muelle de salida. Para un mejor aprovechamiento del transporte puede ser necesario agrupar pedidos de varios clientes.

Es adecuado para proveedores con los que se pueda acordar este tipo de entrega, que implica que los productos se reciben separados con las cantidades solicitadas por cada cliente y etiquetados con los datos del cliente; pedidos que tienen que gestionarse con la máxima rapidez; y productos con mucha demanda.

- Cross docking indirecto o por producto. El distribuidor recibe los pedidos de los clientes y los agrupa para transmitir un solo pedido al proveedor. Cuando se recibe este pedido del proveedor se fragmenta y re-etiqueta para distribuirlo a los diferentes clientes. Cada cliente tiene una ubicación definida y los preparadores dejan en cada ubicación de cliente la cantidad de producto solicitada. Es adecuado para cualquier distribuidor de recambios, siempre y cuando tenga los medios para ponerlo en práctica.