Antes de cambiar las pilas del coche, Mapfre explica en un post que hay que distinguir entre varios tipos de llaves:

  • Llaves tradicionales. Son las clásicas llaves con espadín que en los años noventa comenzaron a incluir un chip en su interior que permite girar el bombín para poner el motor en marcha. Sigue siendo un modelo muy utilizado en la actualidad.
  • Mandos de coche. Consta de unos botones para abrir y cerrar el coche a distancia, aunque para arrancar el vehículo sigue usando el espadín con chip de las llaves tradicionales. Es el modelo de llave más habitual.
  • Llaves de tarjeta. Su funcionamiento es el mismo que el anterior, pero tienen forma de tarjeta.
  • Llaves con manos libres. Basta con acercar la llave al vehículo y tirar de la manilla para que éste se abra solo, sin necesidad de presionar ningún botón. Tampoco hace falta introducirla en el bombín para poner el motor en marcha.

En este caso, la compañía muestra cómo cambiar la pila de llaves tradicionales y mandos. Si la llave no responde y, por más que se presionen los botones, no hay forma de abrir y cerrar el coche, es el momento de cambiar la pila. Una tarea 'a priori' sencilla. El problema es que, si el mando está codificado, al quitar la pila puede que se desprograme, lo que hará que las llaves queden inservibles.

¿Cómo hacerlo entonces? Antes de ponerse manos a la obra, hay que averiguar qué modelo de pila usa el mando. Las más habituales son las de botón (las más comunes son la pila CR2016, la CR1620, la CR2025, la CR2032 o la CR1220). El procedimiento a seguir varía según la marca y modelo del coche pero, como norma general, los pasos son los siguientes:

  1. Con ayuda de un pequeño destornillador, quitar la parte del espadín (que es lo que mantiene unidas las dos carcasas).
  2. Desarmar la llave poco a poco para no perder ninguna pieza.
  3. Abrir el mando y separar las dos carcasas. Hacerlo con cuidado para no estropear el chip interno, ya que esa es una de las razones por las que se desconfigura, haciendo que la llave pierda toda su funcionalidad.
  4. Una vez abierta, cambiar la pila. En algunos casos, el mero gesto de sacar la pila y meter otra nueva puede hacer que se desprograme. Algunos expertos recomiendan hacer el cambio de pila en menos de 20 segundos, ya que si no se corre el riesgo de que la llave se desprograme. Por si acaso, para prevenir, no está de más tener la pila nueva a mano para cambiarla rápidamente.
  5. Con la pila nueva ocupando su sitio, sólo queda cerrar las carcasas (hacerlo con mucho cuidado para no estropear el chip) y colocar el espadín en su sitio.

Si se ha cambiado la pila y la llave sigue sin funcionar, lo más probable es que se haya roto el chip que emite la señal y, por tanto, se haya desconfigurado. En ese caso, habría que programarlo de nuevo. Este proceso puede complicarse y hacer que el mando quede inutilizable, por lo que es mejor confiar la tarea a un experto.