Las cámaras para salpicadero de alta resolución y gran angular de Osram graban lo que ocurre fuera de su campo de visión. El sensor G-Shock del dispositivo garantiza que las cámaras inicien el proceso de grabación, incluso cuando el vehículo está aparcado.

Diseñadas en un color gris oscuro, las cámaras para salpicadero ROADsight de Osram son compactas y pequeñas, por lo que se integran discretamente en el interior del coche y son casi imperceptibles colocadas detrás del espejo retrovisor. Cada cámara viene con herramientas para instalar los cables tras la tapicería interior del vehículo, lo que permite que el cable de alimentación con conexión USB y enchufe de 12V se instale de forma casi invisible. Una vez fijado el soporte al parabrisas, puede engancharse magnéticamente y orientarse a la posición deseada.

Las imágenes nocturnas de alto contraste en blanco y negro de la Dashcam ROADsight 50 pueden grabar incluso en las colisiones sin apenas luz. Pegada a la luna trasera, la cámara trasera ROADsight REAR 10 puede grabar tanto el interior del vehículo como la carretera que hay detrás. En ambos casos, la cámara trasera debe conectarse con un cable a la dashcam ROADsight 50.

La aplicación OSRAMconnect, que puede descargarse de la App Store de Apple o de Google PlayStore, conecta al conductor con su coche. Puede transferir las imágenes de sus cámaras para salpicadero ROADsight 30 o ROADsight 50, e incluso la ROADsight REAR 10, si procede, a su smartphone y almacenarlas allí. También puede utilizar OSRAMconnect en su smartphone, ajustando la configuración de la cámara, para ver las grabaciones, descargarlas, compartir las imágenes o verlas en directo.