Tras la buena experiencia con el BMW i8, el fabricante vuelve a confiar en Osram para equipar con un módulo láser el faro principal de otro de sus vehículos, el modelo BMW Serie 7. “La tecnología láser supone ir un paso más allá en la iluminación de vehículos y, una vez más en Osram, estamos demostrando nuestra competencia en cuanto a novedosos sistemas de iluminación y subrayando nuestra posición como líderes en tecnologías LED y láser”, señala Hans-Joachim Schwabe, CEO Specialty Lighting de Osram.

Como proveedor de iluminación para el BMW i8, Osram estuvo muy involucrado en el desarrollo de la luz láser para sus faros, disponibles desde junio de 2014, lo que supuso el estreno mundial de esta tecnología pionera en la iluminación del automóvil. El nuevo buque insignia de la compañía, el BMW Serie 7, está ahora siendo equipado con el mismo módulo láser de Osram, compuesto por tres diodos de alta potencia de la filial de Osram Opto Semiconductors.

Gracias a su alta luminancia, que es significativamente mayor que la de cualquier otra fuente de luz actual, y a que requiere menos espacio, los faros pueden ser aún más pequeños de lo que ya son. Esto abre nuevas formas de diferenciar los vehículos, a través de distintos diseños de faros, y aumentando el valor y reconocimiento de la marca.

El láser de impulso, añadido a la luz de carretera, ofrece el haz más largo disponible actualmente (hasta 600 metros), así como una mejor visibilidad y mayor seguridad para el conductor en la carretera. Esta combinación de diseño y funcionalidad significa que el láser tiene un potencial enorme junto al LED.