Un motor de combustión interna se encarga de transformar la energía química (combustible) en energía mecánica (movimiento). Pero, ¿cómo funciona? Desde el Blog de Wynn's explican que cuando un motor entra en funcionamiento, se produce una explosión dentro de los cilindros, que provoca el movimiento de los pistones, trasladándose después este movimiento a las ruedas. El funcionamiento de un motor tiene cuatro fases diferenciadas (los “famosos” cuatro tiempos): admisión, compresión, combustión y escape.

Este ciclo se suele repetir en los motores unas 3.500 veces por minuto. Evidentemente, la repetición continuada de cada una de estas fases va provocando una acumulación de residuos, como hollín o carbonilla, inevitable dentro del motor. Para evitar que estos residuos perjudiquen el rendimiento del motor provocando tirones, exceso de humos de escape, pérdidas de potencia, o incluso averías más graves, Wynn's ofrece una amplia gama de aditivos para conductores y profesionales que incluye productos específicos para actuar en cada una de las fases de funcionamiento de un motor.

Así, existen aditivos que se añaden directamente en el depósito de combustible específicos para la limpieza pre-combustión (limpieza de inyectores), para la limpieza durante la combustión (limpieza de cilindros y turbo) y para la limpieza post-combustión (limpieza del filtro de partículas diésel y limpieza del catalizador y la sonda lambda).

Para casos de suciedad más grave, la máquina MultiSERVE de Wynn's ofrece tratamientos de limpieza que se inyectan en directamente en el área problemática del motor. De este modo, ofrece el tratamiento de limpieza del sistema de admisión, tratamiento de limpieza del sistema de inyección, tratamiento de limpieza del turbo y el tratamiento de limpieza del filtro de partículas diésel (DPF).