El RACE presenta el Segundo Informe de Sistemas de Retención Infantil (SRI) 2020 en el que se ponen de manifiesto los resultados de la segunda y última oleada del año. El análisis, realizado en esta ocasión a 16 sillitas infantiles, sigue mostrando una buena línea de resultados a nivel general, con ocho modelos alcanzando las cuatro estrellas de valoración y seis, las tres estrellas.

Sin embargo, ninguna silla alcanza las cinco estrellas de valoración y dos de estos sistemas infantiles han sido incapaces de superar la valoración mínima del test (una estrella). El motivo es que en ambas sillas se ha encontrado un elevado contenido de sustancias perjudiciales.

Según el informe, los revestimientos textiles de los sistemas “Babystyle Oyster Capsule” y de “Babystyle Oyster Capsule + Duofix Isofix Base” contienen un nivel de retardante TCPP y TDCP (retardantes de ignición y que pueden ser nocivos para la salud) en una cantidad que supera el valor límite establecido para los juguetes en la Directiva 2014/79/UE. Este valor es tomado como referencia en el test, por lo que estos dos sistemas quedan automáticamente relegados a la menor de las puntuaciones.

Desde el RACE recuerdan que las exigencias de este test del ADAC son mayores que aquellas requeridas para la homologación, pero todas las sillas analizadas en el test están homologadas y son aptas para su venta. El test mide cuatro parámetros fundamentales en sillas que están homologadas para su venta:

  • Seguridad: una buena silla infantil protege al niño incluso en accidentes como los que se tienen en cuenta en el ensayo de protección del consumidor. Los accidentes simulados en este test son más graves que los previstos al establecer los requisitos legales.
  • Facilidad de uso: diversos estudios han demostrado que, a menudo, se producen errores en el uso de las sillas infantiles. Las buenas son sencillas de utilizar e intuitivas, lo que reduce el riesgo de errores en su utilización.
  • Ergonomía: en una buena silla infantil el niño va cómodo y relajado. Además, ofrece el espacio suficiente.
  • Sustancias perjudiciales: las buenas sillas infantiles cumplen la legislación, las normas y las disposiciones sobre sustancias perjudiciales contenidas en juguetes y materiales.