Dependiendo del estado de la batería, del tiempo sin actividad del vehículo y de la temperatura, un automóvil se puede quedar con la batería descargada por completo y no pueda arrancar cuando llegue el momento hacerlo. Desde Arval facilitan algunos consejos para reducir la posibilidad de que la batería se descargue completamente y, en el caso de que precise utilizarlo, las posibilidades de poner en marcha un coche sean mayores.

Estas recomendaciones han de seguirse siempre que sea posible y no se contravenga ninguna de las medidas dictadas por el Gobierno en esta alarma sanitaria.

Consejos para automóviles con motor de combustión e híbridos no enchufables:

  1. Arrancar el vehículo una vez por semana durante 15-20 minutos. Si no se puede circular, mantener el motor en funcionamiento pisando ligeramente el acelerador hasta alcanzar un régimen del motor de aproximadamente a 2.000 rpm, para conseguir una mayor carga de la batería.
  2. Realizar esta acción en espacios abiertos y sólo puede hacerse en espacios cerrados suficientemente ventilados. El monóxido de carbono (CO) que sale por el tubo de escape del vehículo puede acumularse en espacios cerrados o semicerrados e intoxicar, con graves consecuencias, a personas y animales.
  3. Durante este proceso hay que minimizar el uso de dispositivos del vehículo que consuman energía eléctrica, como pueden ser las luces, equipo de sonido, climatización o sistema de infoentretenimiento.
  4. No se recomienda desconectar los bornes de la batería para prevenir que ésta se descargue, porque puede producir daños y fallos en los sistemas electrónicos del vehículo.

Por otro lado, los vehículos 100% eléctricos y los de motorización híbrida enchufable disponen de unas baterías de elevada capacidad que requieren de unos cuidados especiales para que no se dañen o pierdan capacidad.

  1. Estos vehículos deben permanecer, siempre que sea posible y no se contravenga ninguna normativa, enchufados con su cargador a la red eléctrica. La batería no sufre porque el vehículo permanezca enchufado, ni tampoco se está consumiendo energía durante todo ese tiempo, pues el cargador regula el proceso.
  2. Si no hay posibilidad de dejarlo enchufado, lo recomendable es mantener la batería con la mayor carga posible. En función del tipo de cargador y de vehículo, Arval recomienda una carga de cinco horas cada dos semanas. En el manual de usuario de cada automóvil se puede encontrar información más detallada de cada modelo.