Varias regiones de España han sufrido en las últimas semanas diversas situaciones de inestabilidad atmosférica que han causado grandes consecuencias, tanto en ciudades como en zonas agrarias. Según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), en algunos puntos de Levante se llegó a recoger en un solo día más agua que en todo un año, dato que está causando daños físicos y materiales, como es el caso de los vehículos.

Para evitar posibles averías o incidencias con el vehículo después de que éste se haya visto afectado por la gota fría, Midas lanza una serie de consejos sobre cómo las inundaciones pueden afectar a algunos elementos del coche y qué se debe revisar en el taller para poner a punto el vehículo.

  1. No intentar arrancar el coche. El motor es uno de los elementos del coche que más puede sufrir con el agua. Por eso, desde Midas recuerdan la importancia de no intentar arrancar el coche en el caso de que el agua haya llegado a la mitad del motor porque esta acción puede causar daños internos en el motor y, en consecuencia, daños irreparables.
  2. Cambiar el aceite. Uno de los encargados de proteger el motor es el aceite, por lo que tiene que mantenerse en perfectas condiciones. Después de las abundantes lluvias, Midas aconseja cambiar el aceite del coche para evitar la contaminación con el agua, con el objetivo de que el aceite cumpla con sus cinco funciones esenciales: disminuir el consumo de energía, enfriar eficazmente los componentes del motor, mantener la limpieza, proteger las superficies internas del motor y conservar la potencia del motor.
  3. Sustituir los filtros. Los filtros son indispensables para mantener el buen estado del coche y del motor, por lo que cada uno de ellos debe ser sustituido correctamente después de verse afectados por la humedad, barro,... Como recuerdan los mecánicos de Midas, el buen estado de los filtros de aceite, aire, combustible y habitáculo evita el aumento de consumo por las pérdidas de gasolina y favorecen a la retención de cualquier partícula contaminante del vehículo.
  4. Desconectar tuberías. El interior del vehículo alberga múltiples tuberías que, después de haber sufrido las grandes riadas, deben ser revisadas para asegurar la inexistencia de agua en su interior y su buen funcionamiento.
  5. Observar las piezas eléctricas. Con el fin de evitar el contacto entre el agua y los componentes eléctricos del coche, los profesionales de Midas aconsejan intentar secar todas las piezas eléctricas del vehículo como puede ser la caja portafusibles, las antenas o los mecanismos de elevalunas, así como sustituir la batería, que puede haberse descargado como consecuencia de cortocircuitos internos en el vehículo.
  6. Desinfectar el interior del coche. Limpiar el aire que se respira en el interior del coche también es una parte esencial después de las fuertes lluvias. Con el agua se pueden acumular gran cantidad de contaminantes orgánicos, bacterias, virus y hongos en el interior del vehículo que pueden ser perjudiciales para la salud de los ocupantes del vehículo. Por ello, desde Midas recuerdan la importancia de desinfectar el interior del coche correctamente, con sistemas como Air Care que purifica e higieniza el aire del interior del vehículo, mediante un moderno sistema generador de oxígeno ionizado.