Un taller mecánico no puede reparar un coche sin el consentimiento del propietario del vehículo o de la persona que utilice el coche, a través de una firma en el presupuesto de la reparación. Según explican desde Mapfre, si una vez elaborado el presupuesto el usuario decide que no le convence y no quiere reparar su automóvil en un centro, esta renuncia también debe quedar clara escribiendo la frase “Renuncio al presupuesto”, acompañada de la firma correspondiente del propietario o de una persona que esté autorizada para ello.

En el caso de que se haya dado autorización para la reparación del vehículo, también puede suceder que durante este proceso se encuentren nuevos desperfectos que tampoco pueden ser arreglados sin consentimiento. El taller mecánico se tendrá que poner en contacto con el usuario para tener la conformidad. Para llevar a cabo este proceso, se tendrá que elaborar un nuevo presupuesto y cuando esté estipulado se tendrá que dar una nueva conformidad en forma de firma. Sólo así se podrá arreglar el desperfecto encontrado en el vehículo.

Respecto al presupuesto, no se puede incrementar una vez se haya estipulado en la primera ocasión, pero sí que, de forma lógica, se podrá incrementar cuando se encuentren nuevos desperfectos. Con el objetivo de que no haya mal entendidos, lo más recomendable en estos casos es que entre los responsables del taller mecánico y los del vehículo siempre haya una constante comunicación.