El Blog Ruta 401 recoge en un nuevo artículo un tema que, según indica, suele dividir bastante tanto a los profesionales del taller como a los usuarios: los aditivos para gasoil. “¿Para qué sirven? ¿Son realmente efectivos?”, se preguntan desde Loctite.

En el caso de un aditivo de gasoil, su capacidad de limpieza proviene de su composición a base de hidrocarburos, isoalcanos, nitrato de etilhexil o queroseno, los cuales facilitan la eliminación de los residuos que se crean en el circuito de alimentación. Para ello, es importante que los inyectores funcionen correctamente, ya que es necesario que la pulverización de gasoil sea la adecuada y se distribuya por la cámara de combustión de manera homogénea.

En caso de que algún inyector esté sucio u obstruido, la cantidad de gasoil que llega a la cámara ya no será la misma y puede provocar diferentes problemas.

Existen distintos factores que pueden provocar que los inyectores se ensucien, principalmente, la mala calidad del carburante, el mal estado del filtro de combustible o el tipo de conducción. Las consecuencias más notorias son la pérdida de potencia del motor, un mayor consumo de combustible y una mayor emisión de gases contaminantes.