Más de 700 inscritos y acompañantes procedentes de diversos países europeos fueron la cifra final de participantes en Rodibook, el evento motociclista que transcurre por carreteras del Pirineo, promovido por la red especialista en neumáticos Rodi Motor Service y Michelin, que cierra su 5ª edición con la participación más alta de su historia.

Moteros procedentes de España, Portugal, Francia y Andorrase reunieron los pasados días 2 y 3 de setiembre en Vielha (Catalunya), para participar en esta experiencia única, un fin de semana de ambiente 100% motero que comenzó el viernes, día de las verificaciones de los vehículos. Los 700 participantes en la prueba (de los cuales 14 eran mujeres), sus 64 acompañantes y resto de asistentes al evento, se reunieron en el parking del antiguo cuartel militar para disfrutar del espectáculo que supone ver a una extraordinaria variedad de motocicletas de todas las modalidades: aunque la mayoría eran modelos trail, también participaron motos clásicas, modelos súper-deportivos, motos urbanas, scooters o modelos totalmente customizados.

También durante el mismo viernes,se contó con la colaboración de las marcas KTM y HUSQVARNA,que pusieron a disponibilidad de los participantes varios de sus últimos modelos para que los pudieran probar. Como invitado especial, este año se contó con la participación estrella de Iván Cervantes, piloto de raids y enduro invitado por KTM, que realizó el recorrido en una KTM SuperAdventure 1290.

El itinerario sorpresa preparado para esta edición llevo a los participantes a través 730km de carreteras del Pirineo español y francés poco conocidas y con todo tipo de pavimentación (asfalto, cemento, pistas…). Con salida y llegada en Vielha, el recorrido transcurrió por parajes de espectacular belleza hasta alcanzar casi la localidad de Perpiñán, punto más alejado de la ruta.

Los participantes culminaron dicho trayecto con la única ayuda del roadbook que se les entregó el día anterior a la salida y siempre bajo la supervisión de la organización que a través de geolocalización seguía a cada uno de ellos y les avisaba en el caso de detectar desviaciones del recorrido. Cabe destacar que, aunque hubo pequeños incidentes, ninguno fue grave. Y tras la larga jornada en carretera la merecida llegada a meta. Una aclamada subida al pódium de campeones esperaba a todos los participantes, que subían, uno a uno, a medida que iban culminando el recorrido.