Mediante la Operación “Rotamm”, la Guardia Civil ha desmantelado un grupo criminal que, con base en España, adquiría neumáticos usados y los distribuía ilegalmente por América, ÁfricaEuropa, procedido a la detención de nueve personas. Se calcula que la organización podía haber obtenido unos beneficios netos de casi dos millones de euros tras gestionar ilegalmente más de 200 mil neumáticos.

La red descubierta adquiría neumáticos usados tanto en España como en diferentes países de Europa. Una vez en España deberían haber sido seleccionados, destinando los de mejor estado al mercado de segunda mano y el resto para eliminación. El problema surgía cuando aquellos que deberían haber pasado a eliminación controlada o destinarlos a su reciclado, se vendían ilegalmente a terceros países con bajos niveles de renta para ser recolocados en los vehículos.

La actividad ilegal se centraba principalmente en varias instalaciones de recogida, una de ellas registrada como gestor autorizado y las otras sin contar con esa condición o dadas de alta como talleres de vehículos. La parte ilegal de su actividad se centraba en aquellos que, supuestamente debían ir a reciclaje o eliminación.

La más sencilla de las opciones ilegales que explotaban la trama para obtener beneficios se basaba simplemente en vender neumáticos en el mercado de segunda mano, sin contar con los permisos para ello. Destinar a ese mismo mercado ruedas que no contaban con los mínimos exigidos para su venta era otra posibilidad. La exportación a terceros países se hacía declarando los neumáticos de segunda mano y ocultando su condición de residuos. Ello conlleva menos costes económicos y un nivel de control menor. Por otra parte, al realizar la exportación como “segunda mano” permitía su introducción directa en los diferentes mercados, con importantes ingresos.

La operación, que ha contado con el apoyo de Europol y Ameripol, afecta a 17 países de tres continentes. Como consecuencia de las investigaciones llevadas a cabo por la Sección del Seprona de Málaga, se ha procedido a la detención de nueve personas, al tiempo que se han imputado responsabilidades penales a cinco investigados más y se han realizado 17 inspecciones en instalaciones. Gracias a las pruebas obtenidas se han podido atribuir al grupo criminal delitos contra el medio ambiente, de falsedad documental, de estafa y de pertenencia al grupo criminal.

Las estimaciones de los investigadores suponen que el grupo habría gestionado ilegalmente más de 200.000 neumáticos en los últimos cinco años, reportándoles más de 1,8 millones de euros de beneficio. A ello habría que añadir casi 300.000 euros que dejan de percibir los Sistemas Integrados de Gestión (SIG) por la entrada incontrolada de neumáticos desde otros países y los consiguientes impuestos que no se abonan.

Con el fin de garantizar la reposición de los perjuicios causados y el pago de las cantidades que se determine en la Resolución judicial final, se ha procedido al embargo preventivo de hasta 60 propiedades, entre fincas inmobiliarias y otros bienes muebles, por un valor de 4.000.000 de euros.