Febrero ha cerrado con una matriculación de 110.474 turismos, lo que supone un incremento del 13% respecto al mismo mes del año anterior. Todos los canales de ventas han obtenido crecimientos de dos dígitos, destacando el de empresas que aumentó un 16,2%, según datos de ANFAC, Ganvam y Faconauto.

En el acumulado de matriculaciones de los dos primeros meses del año se han alcanzado las 212.135 unidades, lo que supone una subida del 16,4% frente al mismo periodo del pasado año. A pesar de este incremento, el nivel alcanzado en estos dos primeros meses del año está un 5% por debajo del logrado en 2008, año en que comenzó la crisis y cuando se matricularon algo más de 223.000 unidades.

Por canales, en el de particulares se matricularon 52.422 unidades en febrero, lo que ha supuesto un aumento del 12,2%, mientras que en los dos primeros meses de 2018 adquirieron 104.675 unidades, un 13,9% más que enero-febrero de 2017. Por su parte, las empresas, con 31.275 matriculaciones, han obtenido una subida del 16,2% en febrero. Para los dos primeros meses del año, el incremento se sitúa en el 21,3% y un total de 64.464 unidades.

En cuanto a las empresas alquiladoras de vehículos, con un total de 26.777 unidades matriculadas en febrero, alcanzaron un incremento del 10,9% respecto al mismo mes de 2017. En el primer bimestre del año, el total de matriculaciones de este canal ha sido de 42.996 unidades, un 15,5% más. La estacionalidad de la Semana Santa, que este año se celebra en marzo y marca el inicio de la temporada alta turística, ha influido en esta subida porque las empresas alquiladoras ya han comenzado a preparar sus flotas.

En una valoración de los datos, Adolfo Randulfe, director de comunicación de ANFAC, afirma que “febrero ha sido un buen mes para las matriculaciones de turismos, con todos los canales de venta creciendo por encima del 10%. A pesar de las buenas cifras obtenidas y de la paulatina subida del mercado, no hay que perder de vista que todavía no se han recuperado los niveles anteriores a la crisis. Así, tanto en febrero como en el acumulado de los dos primeros meses de 2018, el número de matriculaciones no alcanza al obtenido en esos periodos durante 2008: entonces se registraron 121.404 y 223.020 unidades, en el mes y en enero-febrero, respectivamente”.

Según el director general de Ganvam, Tomás Herrera, “los particulares recobran el protagonismo cedido a las empresas, lo que indica que la bolsa de demanda que estaba retenida desde hace tiempo comienza a aflorar en un contexto de crecimiento económico y recuperación del empleo. Además, hay otro factor que juega a favor y es que el coste de adquisición de los coches se puede decir que está bajando porque en términos reales es posible adquirir más equipamiento por el mismo o incluso menos precio si descontamos la inflación. Por tanto, las cifras indican que a pesar de las restricciones sobre el vehículo privado que planean sobre las principales ciudades, las ventas de coches seguirán creciendo y deberán hacerlo a más ritmo; de hecho, aunque todavía es pronto para dar una previsión certera, es probable que en 2018 se rocen los 1,3 millones de unidades”.

Por su parte, Raúl Morales, director de comunicación de Faconauto, indica el arranque de este año está siendo mejor de lo previsto y muestra que la venta de coches atraviesa un momento dinámico y capaz de impulsar el consumo nacional. “En lo que se refiere al canal de particulares, lo más destacado es que sus incrementos se están manteniendo en el tiempo. Esto se explica porque particulares y familias muestran confianza en el contexto económico y, además, encuentran en los concesionarios esfuerzos promocionales que están por encima de los 4.000 euros de media, así como fórmulas de adquisición más flexibles que están atrayendo a nuevos compradores. Ahora bien, estas operaciones de venta siguen implicando, en muchos casos, la entrega de un usado muy antiguo y contaminante que, hoy por hoy, vuelve al mercado ante la ausencia de incentivos para su achatarramiento”.