El Consejo de la Unión Europea ha adoptado una nueva posición sobre las regulaciones de seguridad, lo que significa que las negociaciones con el Parlamento Europeo podrían comenzar en cuanto tome su posición al respecto. Esta acción forma parte del tercer paquete de movilidad "Europa en movimiento" y responde a la posición del Parlamento el 19 de noviembre.

El reglamento propuesto requeriría a las furgonetas y a los SUV (vehículos utilitarios deportivos) incorporar diversas características de seguridad que hasta el momento sólo eran requeridas para vehículos de pasajeros normales. Entre las características de seguridad se incluyen el monitoreo de la presión de los neumáticos (TPMS), asistencia inteligente de velocidad, bloqueo de alcohol, monitoreo de somnolencia del conductor y señales de parada de emergencia.

Además, serán requeridas medidas de seguridad más avanzadas para automóviles de pasajeros y comerciales ligeros: registros de datos de eventos, los cuales almacenan la velocidad o el estado de activación de los sistemas de seguridad del automóvil antes, durante y después de una colisión, y zonas de protección de impacto de la cabeza ampliadas, que permitirán mitigar lesiones cuando se produzca una colisión con usuarios vulnerables de la carretera, como peatones o ciclistas. También, se aplicarán normas de seguridad específicas para camiones, autobuses, vehículos de hidrógeno y automatizados.

Este reglamento actualizará las normas sobre seguridad de los automóviles que figuran en el Reglamento de seguridad general (CE) 661/2009, el Reglamento de seguridad peatonal (CE) 78/2009 y el Reglamento de seguridad del hidrógeno (CE) 79/2009. Asimismo, las especificaciones técnicas podrán ser actualizadas mediante actos delegados de la Comisión para que tengan en cuenta los nuevos desarrollos técnicos que tengan lugar en el futuro.

Miguel Ángel Cuerno, Presidente de OPEN destaca que “el TPMS es un el elemento de seguridad activa imprescindible en los neumáticos, por lo que no se entendía que no fueran obligados para determinados tipos de vehículos. Tienen, además, una incidencia positiva y manifiesta en la reducción de accidentes consecuencia del mal estado de la presión del neumático.”