El Grupo Bosch aguarda una ralentización del crecimiento económico a nivel mundial. Frente a esta realidad, la firma espera lograr en el presente ejercicio un crecimiento de entre el 3 y 5 %. Para Franz Fehrenbach, presidente de la alta gerencia, “las incertidumbre económicas se mantienen y siguen siendo muy grandes, aunque la crisis de la deuda en la zona euro se ha distendido un poco”.

Bosch_balance_2011A lo largo del primer trimestre de 2.012, las ventas crecieron alrededor del 5 %, a pesar del enfriamiento de la coyuntura mundial y del difícil desarrollo en algunos mercados europeos. El mayor crecimiento se logró en el área de Técnica Industrial, seguido de Técnica de Automoción.

Durante el presente curso, la intención de Bosch es mejorar el resultado mediante productos innovadores, optimización en los costes y unas cargas menores, debido a factores especiales. “Sin embargo, va a ser complicado alcanzar nuestro objetivo de entre un 7-8 % en 2.012, por los altos precios de las materias primas y las inversiones en proyectos para nuevos campos de negocios”, confesó Fehrenbach.

Aumentan el número de empleados

Gracias al buen desarrollo de los negocios en 2.011, Bosch también creció en el número de empleados de todo el mundo. El primero de enero de 2.012 trabajaban en la compañía alemana 19.000 personas más que un año antes, llegando a los 302.500 empleados.

El mayor crecimiento se produjo en Europa, donde se contrataron 9.800 profesionales (5.200 en Alemania). En la región Asía-Pacífico se unieron 8.000 personas al grupo, mientras en América - Norte y Sudamérica - la plantilla creció en 1.200.

Señalar, no obstante, que en el ejercicio presente la ralentización del crecimiento se notará también en la creación de empleo. En función del desarrollo de los negocios y de las sociedades nuevas que se tienen que consolidar, se espera que el número de empleados llegue finalmente a unos 315.000.

Áreas empresariales

Por otra parte, Bosch fortaleció su posición en el mercado de las tres áreas empresariales, “gracias a los grandes esfuerzos realizados a lo largo de la crisis económica, que dieron sus frutos”, desveló Stefan Asenkerschbaumer, responsable financiero.

El área más grande, Técnica de Automoción, consiguió en 2.011 unas ventas de 30.400 millones de euros, con un crecimiento del 8,2 %. Pese al aumento del precio de las materias primas y las enormes inversiones en proyectos para la electromovilidad, esta área logró, con 2.300 millones, un resultado similar al ejercicio anterior. Los beneficios de las ventas se situaron en el 7,7 %.

La demanda hacia productos que proporcionan una mayor eficiencia energética, más seguridad y mayor confort en los vehículos tuvo un comportamiento especialmente bueno. Se incluyen aquí los sistemas de inyección directa de gasolina, sistemas diésel de bajo consumo o el programa electrónico de estabilidad (ESP).

En Técnica Industrial la cifra subió un 21 %, con unas ventas de 8.000 millones de euros, siendo el área de mayor crecimiento. La división Drive and Control Technology es la que más aumentó, al tiempo que la división Packaging Technology tuvo también un desarrollo positivo. Por el contrario, la división Solar Energy mostró unos resultados no satisfactorios, a pesar del aumento de las ventas en celdas y módulos (10 %).