Bridgestone presentó en el circuito de Monteblanco el nuevo neumático para motos Supersport e Hypersport, Battlax Racing R11, un neumático slick rayados diseñado para dar a los pilotos la confianza en pista necesaria para reducir sus tiempos de vuelta.

El nuevo Battlax Racing R11 está recomendado para todas las categorías de motos de carreras, incluyendo las Series de Campeonatos Mundiales SSP 300, SSP 600 y SST 1000, así como todas las copas de fabricantes. Bridgestone introducirá, entre enero y marzo de 2018, una gama completa de 2 medidas delanteras y 6 traseras. Todos los tamaños R11 estarán disponibles en compuesto medium, con una opción soft, disponible en ciertas medidas.

Para desarrollar el R11, Bridgestone ha tomado como referencia el actual Battlax Racing R10, marcándose como objetivo mejorar la sensación de contacto del neumático con la pista, permitiendo que el piloto pueda mejorar sus tiempos durante la carrera, vuelta tras vuelta, asegurando consistencia hasta el final.

Con una amplia mezcla de la tecnología Bridgestone, que fomenta el más alto nivel de competición, y con renovadas características en su construcción y composición, el R11 ofrece el mayor rendimiento en el segmento de neumáticos slick rayados. Y todo esto sin comprometer el verdadero ADN de Bridgestone en las carreras y asegurando la consistencia.

El conjunto del R11 se basa en una nueva variable en la construcción del Cinturón Mono Espiral (V-MSB) en el neumático delantero, lo que produce una mayor presión sobre la zona de contacto y una mayor fuerza en las curvas. Esto proporciona al piloto un mejor agarre y la posibilidad de una entrada más rápida en las curvas, con una mayor sensación de contacto, y por tanto, más confianza.

La construcción del neumático trasero utiliza un GP Belt adicional (verificado en los slicks Bridgestone de carreras, V02) por encima del V-MSB que permite alcanzar una deformación correcta. El resultado es un neumático trasero con mayor potencia de tracción, un rendimiento constante durante toda la vida del neumático y más agarre en todas las fases.

En cuanto al diseño de la banda de rodadura, los ingenieros de Bridgestone analizaron primero el ángulo de abrasión en la fase de aceleración y la deformación en las fases de frenado y en las curvas. Con ello han desarrollado para el R11 una innovadora posición de los surcos, lo que proporciona máxima rigidez en las curvas y un máximo contacto en la fase de aceleración, al tiempo que asegura la deformación correcta con el objetivo de mejorar el tiempo de calentamiento. Gracias a esta construcción, el R11 ha logrado mejorar los tiempos de vuelta de un 1,3% en el tiempo de vuelta más rápido.