El BOE publicó, el pasado 17 de febrero, el Real Decreto 115/2017 por el que se regula la comercialización y manipulación de gases fluorados y equipos basados en los mismos, así como la certificación de los profesionales que los utilizan y por el que se establecen los requisitos técnicos para las instalaciones que desarrollen actividades que emitan gases fluorados.

El Área de Calidad y Medio Ambiente de Conepa ha realizado para sus asociaciones miembro un análisis de sus repercusiones en los talleres, entre otras, los objetivos principales del texto legal: actualizar la normativa sobre comercialización y manipulación de gases fluorados y equipos basados en los mismos, derogando el anterior marco legal específico, el Real Decreto 795/2010, de 16 de junio; y regular los nuevos requisitos técnicos de las instalaciones que desarrollen actividades que emitan gases fluorados.

Desde la Federación Española también destacan el mantenimiento de la calificación de los talleres como empresas habilitadas en el momento en que el trabajador encargado de las operaciones de carga de aire acondicionado dispone del pertinente certificado de manipulador. Además, la norma hace referencia explícita a que los talleres que realicen operaciones sobre equipos de climatización de los vehículos y para ello realicen compras de gases fluorados, deben ser talleres “habilitados”, como sinónimo de actividad legal.

El principal cambio del Real Decreto para los talleres es la ampliación del programa formativo de la certificación, que se enriquece con dos nuevas unidades didácticas, pasando de las 40 horas de la formación anterior a las 44 actuales. Estas dos unidades son Tecnologías alternativas para sustituir o reducir el uso de gases fluorados de efecto invernadero y la manera segura de manipularlos; y Condiciones de seguridad en el manejo de estas tecnologías.

Otro asunto importante, a juicio de Conepa, es la mención a la obligatoriedad de gestionar las botellas vacías como residuo peligroso. La entidad incide también en que “todos los certificados de empresas y de formación existentes expedidos al amparo del Real Decreto 795/2010, de 16 de junio, antes de la entrada en vigor de este real decreto mantendrán su validez con arreglo a las condiciones conforme a las cuales fueron originalmente expedidos, sin perjuicio de lo establecido en este real decreto respecto a la formación complementaria sobre tecnologías alternativas para sustituir o reducir el uso de gases fluorados de efecto invernadero y la manera segura de manipularlos”.

A partir de la aprobación de este Real Decreto, los titulados de formación profesional o universitarios en los que se impartan el temario establecido en el programa formativo para la certificación podrán obtener la habilitación sin necesidad de realizar el curso.