Continental ha iniciado una campaña de información en la que proporciona consejos para mantener la seguridad de los neumáticos durante más kilómetros, alargando su vida útil.

La duración de los neumáticos depende de muchos factores, uno de ellos es la propia composición de éste, existen neumáticos de altas prestaciones de los que no se puede esperar un elevado kilometraje más, pero también existen neumáticos con una mayor duración de los que no se debe esperar un comportamiento deportivo.

Como conductores podemos influir en el kilometraje útil de nuestros neumáticos, teniendo en cuenta estos puntos:

• Mantener la presión correcta. Además de garantizar la seguridad, también influiremos en el desgaste del neumático. Una presión excesiva provocará un desgaste acusado (por la parte central de la banda de rodadura) y una presión inferior a la marcada por el fabricante provocará un desgaste acusado en los hombros por el aumento de la fricción y la temperatura de trabajo en la zona.

• Modificar las presiones en función de la carga. Es muy habitual que salgamos de viaje y no verifiquemos las presiones de los neumáticos. Los fabricantes recomiendan una presión con poca o nula carga en el vehículo y otra con carga, ya que si viajamos con el coche cargado sin elevar las presiones el resultado sería similar que si llevamos los neumáticos con falta de presión.

• Evitar las aceleraciones bruscas. Esta conducta produce un mayor desgaste en la banda de rodadura al aumentar las fuerzas y torsiones en el neumático, algo que a su vez también provoca un aumento de su temperatura y posterior degradación de la goma.

• Evitar las frenadas bruscas. Al igual que sucede con las aceleraciones, las frenadas bruscas hacen trabajar más al neumático y aceleran su desgaste.

• Evitar los fuertes apoyos en curva. Si dibujamos una trayectoria menos forzada al trazar las curvas reduciremos el desgaste de los neumáticos, sobre todo en el exterior de la banda de rodadura y hombros exteriores.

• Conducir a alta velocidad. Esta conducta no sólo es ilegal si excedemos los límites de velocidad marcados, también provoca un mayor calentamiento del neumático y suele ir asociada a realizar apoyos más fuertes en las curvas y también a fuertes aceleraciones y frenadas. El resultado final será un desgaste de los neumáticos antes de lo deseado.

• Evitar golpes y roces en los neumáticos. Evitar los baches profundos o pasarlos a baja velocidad puede evitar deformaciones o roturas en los neumáticos. También es importante prestar atención al aparcar para evitar golpearlos o rozarlos con el bordillo, una maniobra que produce más averías de lo que solemos pensar.