El fabricante de neumáticos Continental pide mejoras en los sistemas de supervisión de mercado para Europa, después de la última prueba de cubiertas de invierno realizada por el club automovilístico alemán ADAC y por la asociación de defensa del consumidor Stiftung Warentest.

De hecho, esta prueba documenta una vez más y muy claramente la falta de un control eficaz para el cumplimiento de los requisitos legales de los Estados Miembros de la Comisión Europea y de la UE.

 

Así, en el test llevado a cabo para medir la distancia de frenado desde 80 a 0 km/h en mojado para neumáticos pequeños (165/70 R 14), el TS ContiWinterContact 850 obtuvo una distancia de frenado de 36,2 m.

El protagonista más básico de la prueba, un neumático importado de un fabricante asiático, también cuenta con la etiqueta europea de neumáticos de clase C, pero necesita 49,6 m para detenerse.

Para Christian Koetz, jefe del departamento de neumáticos de reemplazo para turismos y camiones ligeros de Continental en la región EMEA y Presidente de la Asociación Europea de fabricantes de Neumáticos y Caucho, este ejemplo extremo, con una diferencia de más de 13 metros dentro de la misma categoría de etiqueta, no es el primer caso de este tipo en la industria del neumático.

"Ya es hora de que este tipo de infracciones masivas conlleven sanciones proporcionales a modo de disuasión. De lo contrario, la industria europea del neumático está en desventaja por las leyes europeas", agrega acto seguido.

Continental exige de nuevo y de forma más enérgica que, en lugar de aprobar nuevos reglamentos, tanto la Comisión Europea como los estados miembros de la UE establezcan sistemas eficaces de supervisión y evaluación de mercado.