Este hecho es particularmente alarmante en la época estival, cuando millones de familias en Europa emprenden largos viajes hacia sus destinos de vacaciones.

Gert Meylemans, director de la oficina de comunicación europea de Bridgestone, considera que “el cuidado de los neumáticos es vital para la seguridad, la conducción ecológica y la economía”.

Pese a que la mayoría de los conductores comprenden los peligros que supone un desgaste excesivo de la banda de rodadura, muchos no acaban de entender que los neumáticos pierden presión de forma natural con el tiempo y necesitan ser inflados con regularidad. De no hacerlo, pone en riesgo su seguridad, al reducirse el control de la manejabilidad, y disminuye la durabilidad de las cubiertas.

Uno de cada cinco conductores circula con un desgaste exceso del dibujo de la banda de rodadura, lo que representa asumir aún mayores riesgos y poner en peligro la seguridad de otros usuarios. Estos neumáticos presentan una pérdida general de agarre y el riesgo de aquaplaning es mayor a velocidades mucho más bajas de lo normal.