El inflado deficiente de los neumáticos en el 71% de los automóviles del parque español multiplica el riesgo de reventón cuando se rueda con temperaturas elevadas, advierte Grupo Andrés, primer distribuidor exclusivo de neumáticos en España y Portugal.

De hecho, las cubiertas con presiones por debajo de lo recomendado por el fabricante del vehículo se desgastan más deprisa que las bien mantenidas: son menos resistentes a los pinchazos y pueden reventar cuando chocan con cualquier socavón.

Las carcasas de los neumáticos con menos aire del recomendado también se deforman mucho más en cada giro, aumentando su resistencia a la rodadura, con el consiguiente incremento en el gasto de gasóleo o gasolina.

El alto número de reventones en las autovías y carreteras secundarias de la red viaria española se evidencian en las bandas de rodadura y las cubiertas deshechas abandonadas en las cunetas. La explosión incontrolada de una cubierta compromete la estabilidad del automóvil y asusta a la persona sentada al volante, propiciando una pérdida de control especialmente peligrosa.

Otro problema añadido que está disparando los incidentes durante el verano es la proliferación de cubiertas de segunda mano, comercializadas sin ninguna clase de control de calidad.

Eduardo Salazar, director general de Grupo Andrés,  advierte que "el peligro de incidente es extremo para un 1% del total de los automovilistas, aquellos que no dedican la menor atención a las cubiertas de su coche y son capaces de viajar con 0,75 atmósferas menos de presión en alguno de los neumáticos, incluso cuando van a cubrir cientos de kilómetros".

Los especialistas de Grupo Andrés, que distribuyen 2.000.000 de cubiertas al año en más de 10.000 servicios especializados en neumáticos, recomiendan realizar el examen con las cubiertas en frío y con un equipo medidor de confianza.

También proponen una solución profesional para casos extremos. "En caso de rodar con el coche muy cargado puede subirse la presión en una o dos décimas. Ese pequeño exceso, que evita un sobrecalentamiento excesivo en condiciones extremas, desaparece en menos de 15 días", recalcan.