La factoría Michelin de Valladolid empezó a fabricar neumáticos de turismo el 2 de octubre de 1973. A principios de 1975 da comienzo la segunda fase de construcción de la planta, incluyendo la puesta en marcha del taller de renovado de neumáticos de camión y autobús, que fabricó su primer neumático renovado en otoño de 1975. En julio de 2020 se ha alcanzado la cifra de diez millones de neumáticos renovados.

Actualmente, se producen en Michelin Valladolid más de 60 dimensiones diferentes de neumáticos renovados Michelin Remix, con destino a España, Portugal y Francia. La mayoría de ellos son “nominativos”, es decir, que se devuelve al cliente su propia carcasa una vez renovada. Los neumáticos Michelin Remix cumplen el reglamento Unece R109 y tienen los mismos índices de carga y de velocidad, así como los marcajes M+S y 3PMSF que los de origen.

El renovado es un proceso de fabricación de neumáticos que se integra en la oferta de producto y servicios de la marca Michelin para vehículos industriales. Consiste en la sustitución de la banda de rodadura gastada por una nueva, lo que permite reintroducir de nuevo los neumáticos en el circuito de distribución.

Michelin neumaticos renovados valladolid

Para fabricar los neumáticos Michelin Remix se utiliza un proceso de renovado en caliente en el que se realiza la renovación integral del neumático, empleando únicamente carcasas de la propia marca. En el diseño y desarrollo de estos neumáticos se utilizan la misma estructura, los mismos compuestos y el mismo dibujo de escultura que su versión original. Estas características proporcionan a los neumáticos renovados una banda de rodadura con una geometría (profundidad, anchura y dibujo) similar a la del mismo neumático nuevo, lo que permite alcanzar unas prestaciones de seguridad y de rendimiento comparables.

Michelin renueva únicamente los neumáticos para camión, autobús y avión, ya que son los únicos que se conciben, diseñan y fabrican para ser renovados, como parte de la estrategia de Michelin para la economía circular, cuyo objetivo es la creación de valor en cada etapa del ciclo de vida del producto con un enfoque “4R”: Reducir, Reutilizar, Reciclar y Renovar. La reutilización de los neumáticos renovados prolonga su vida útil, retrasa su entrada en el flujo de residuos y beneficia al cliente (alto rendimiento a un pequeño porcentaje del costo de un neumático nuevo), así como al medio ambiente.

El renovado permite también contribuir a un modelo de utilización de los neumáticos mucho más eco-responsable, al reducir el número de neumáticos nuevos necesarios, lo que supone un menor consumo de recursos naturales y de energía necesaria para fabricarlos, contribuyendo así a un mayor respeto del medio ambiente. En comparación con un neumático de camión de baja gama no renovable, un neumático renovado permite ahorrar un 70% de recursos naturales, un 29% de uso de la tierra para el cultivo de heveas (árbol del caucho), un 24% de emisiones de CO2, un 21% de contaminación del aire y un 19% de consumo de agua.