La inversión de Goodyear en Luxemburgo viene motivada por el aumento de la demanda mundial de neumáticos OTR Premium, gracias al incremento de las operaciones de minería y construcción, así como a los desarrollos en los segmentos portuarios e industriales.

Goodyear presentó en la feria Bauma de Múnich su tecnología patentada de análisis predictivo de servicio Goodyear TPMS Heavy Duty, de Goodyear Proactive Solutions. La solución TPMS (Sistema de Monitorización de Presión de Neumáticos, por sus siglas en inglés) es capaz de proporcionar al gestor de flota, al técnico de servicio o al conductor una monitorización precisa y en tiempo real de los neumáticos. Gracias a ello, se optimiza el rendimiento de los mismos, se reduce el tiempo de inactividad y se mejora el coste total de propiedad de los vehículos OTR.

TPMS Heavy Duty cuenta con tecnología avanzada de telemática y analítica predictiva patentada llamada G-Predict. Los sensores TPMS montados dentro de los neumáticos monitorizan constantemente la presión y la temperatura de los mismos y transmiten esta información a través de la telemática a bordo a un servidor de Goodyear, donde se analizan los datos. Los operadores de las flotas son inmediatamente notificados de posibles problemas, y los datos se analizan para predecir la vida útil de los neumáticos y planificar su mantenimiento.

Un beneficio adicional de Goodyear Proactive Solutions TPMS Heavy Duty para aplicaciones OTR es Track & Trace. Esta función incorporada con GPS permite a los administradores de flotas ubicar maquinaria, así como prevenir movimientos no autorizados o robos.

Goodyear también presentó en Bauma sus recientes gamas Omnitrac S y D para camiones de servicio mixto, que operan en la industria de la construcción y que se enfrentan a las duras condiciones de sitios no pavimentados, aunque sobre todo circulan por carretera. La resistencia óptima a los daños y una vida útil más larga son los principales beneficios que aportan, así como el cumplimiento total del estándar 3PMSF para cumplir con los requisitos cada vez más exigentes para los neumáticos de invierno. La gama Omnitrac S y D presenta la nueva tecnología Goodyear DuraShield, que incluye un cinturón superior exclusivo para una mayor resistencia de la carcasa a los daños y una mejor capacidad de recauchutado. La identificación por radiofrecuencia (RFID) permite la identificación y la conectividad a los sistemas de gestión y seguimiento de neumáticos.

Otra novedad lanzada fue el neumático Goodyear TL-4ª, desarrollado para camiones articulados y raspadores, para satisfacer la creciente demanda de vehículos de mayor capacidad. Este neumático tiene una banda de rodadura profunda para una mejor tracción en barro y condiciones de terreno blando y se fabrica en dos versiones en tamaño 33.25 R29 con un paquete de correas de acero de alta resistencia para una mayor resistencia a los impactos.