Hankook colabora con SK Planet, empresa especializada en Data & Test (datos y pruebas), para desarrollar un sistema de monitorización que identifique los posibles riesgos del tráfico en tiempo real.

La “Solución de detección de riesgos en carretera” utiliza la inteligencia artificial y la tecnología de aprendizaje profundo para analizar el ruido en la carretera de los coches que pasan y así identificar los posibles riesgos en la ruta como lluvia, nieve, hielo y accidentes. Los datos se comunican luego en tiempo real a diversos departamentos de seguridad y mantenimiento del transporte público. De este modo, se pueden iniciar medidas como la retirada del exceso de nieve o la reparación de baches.

Hankook Tire SK Planet 2

El uso de la inteligencia artificial requiere una amplia gama de tantos datos de ruido diferentes como sea posible para funcionar con eficacia. En este sentido, Hankook proporcionará diversos datos a SK Planet para mejorar y aumentar la precisión de la tecnología, que se recogerán en las pistas de pruebas de conducción de Geumsan (Corea) y de Ivalo (Finlandia). Se espera que tan pronto como termine el desarrollo, el sistema se adapte e implemente para la vigilancia y el control del tráfico vial en invierno. SK Planet tiene la patente del procesamiento de sonido y la tecnología de aprendizaje profundo que hace posible esta solución.

“La seguridad es la principal prioridad de Hankook Tire. Nuestra asociación con SK Planet para construir una solución de detección de riesgos contribuye a conducción segura como nuestro principal propósito corporativo. En línea con el compromiso de Hankook Tire con la transformación digital, esta asociación también impulsará aún más la industria automotriz”, explica el ingeniero Klaus Krause, director del Centro Europeo de Investigación y Desarrollo de Hankook.

Además de este proyecto conjunto con SK Planet, la empresa ha estado trabajando conjuntamente con la universidad coreana KAIST (Instituto Avanzado de Ciencia y Tecnología de Corea) en tecnologías futuras y asociaciones entre la industria y el mundo académico. Las dos partes se centran en asegurar la capacidad innovadora de I+D y de tecnología digital a través de la transformación digital.