Pirelli ha inaugurado un nuevo simulador en su centro de investigación y desarrollo de Milán, máquina nacida para acelerar el desarrollo de nuevos neumáticos y que, al mismo tiempo, reducirá el número de prototipos físicos necesario. Con esta herramienta se reducirán también los plazos de entrega, al tiempo que se refuerzan los acuerdos con los principales fabricantes automovilísticos, gracias a una más ágil interacción entre Pirelli y los actores del mercado Premium y Prestige.

Esta nueva tecnología permite reducir un 30% el tiempo de desarrollo medio para un nuevo neumático, tanto para carretera como para competición, gracias a la aplicación de una evaluación virtual de prototipos para cada modelo de coche. El nuevo simulador remodela distintos parámetros de medición con gran agilidad, lo que lleva a un más rápido intercambio de información virtual y real entre Pirelli y fabricantes mundiales.

Simulador Pirelli neumaticos 2

En comparación con el método tradicional, el simulador permite crear un modelo virtual de cualquier coche, ya sea con datos propios o suministrados por el fabricante, y programarlo en el sistema para llevar a cabo un trabajo de desarrollo que puede compaginarse con el simulador del propio constructor. Así, los plazos de evolución quedan armonizados con los del automóvil al que van destinados. Además, el uso de un simulador durante la fase de desarrollo de prototipos reducirá el número de unidades físicas reales necesarias, medida que va alineada con las exigencias de sostenibilidad que Pirelli se autoimpone en la actualidad.

El simulador, creado por la empresa especializada VI-grade, cuenta con una estructura envolvente que define una pantalla panorámica de 210 grados y 7,5 metros de diámetro, capaz de reproducir una gran variedad de situaciones de conducción en carretera o circuito. El corazón del sistema lo forma un modelo de automóvil estático, equipado con tecnologías activas, para reproducir las sensaciones que cualquier conductor experimenta al volante en un coche real. Para ello utiliza el asiento, el volante, los cinturones de seguridad y otros sistemas animados capaces de replicar movimientos de la suspensión y el motor.

Las sesiones de simulación se coordinan desde un centro de control capaz de replicar las especificaciones técnicas de cualquier neumático o vehículo, y determinadas situaciones en carretera o pista. Los resultados se miden con detalles que incluyen la interacción entre la goma y la carretera, entre otros parámetros, y que pueden enriquecerse con las valoraciones subjetivas del piloto de pruebas. El trabajo de desarrollo se complementará con el simulador dinámico (reproducir aceleraciones laterales y longitudinales, además de rotaciones) que se instalará en el Politécnico de Milán.