El fabricante coreano Hankook acaba de presentar el i-Flex, que engloba llanta y neumático en una sola pieza y no contiene aire. Confeccionada con material sintético de poliuretano y reciclable en un 95%, posee una malla que le hace muy resistente frente a pinchazos y golpes, siendo asimismo más ligero que los neumáticos convencionales.

El neumático i-Flex, al tener menos peso, también ofrece mayor confort en la conducción y favorece un menor consumo de combustible y nivel sonoro. Señalar, no obstante, que Hankook no tiene previsto su comercialización a corto plazo, pese a que otros fabricantes - Bridgestone y Michelin - ya lanzaron neumáticos similares hace un par de años.

Hankook también está investigando, junto a la Universidad de Cincinnati (Estados Unidos), la creación de un neumático capaz de adaptar su perfil a las diferentes circunstancias de la conducción.

De esta investigación procede el Membrane Concept, un neumático que es capaz de cambiar su banda de rodadura según la velocidad. Por ejemplo, a mayor velocidad, el centro de la banda se extiende para lograr mayor adherencia a la superficie, mientras que, a menor potencia, se contrae y sólo roza el asfalto con dos bandas estrechas, consiguiendo así también menor consumo de combustible.