Un equipo de investigadores de ingeniería de la Universidad de Harvard ha producido un nuevo tipo de caucho, que es tan resistente como el caucho natural, pero que también disfruta de la capacidad de auto repararse.

En un artículo publicado en la revista Advanced Materials, el equipo ha dado a conocer su descubrimiento. Los investigadores estaban estudiando como mejorar las propiedades de autocuración existentes en hidrogeles y aplicarlas a materiales secos, como el caucho, que está formado por polímeros a menudo conectados mediante enlaces covalentes permanentes y, aunque estos enlaces son increíblemente fuertes, nunca se volverán a conectar una vez que estén rotos.

Por lo tanto, para conseguir una goma con propiedades de auto-curación, el equipo necesitaba hacer que los enlaces que conectan los polímeros fueran reversibles, para que se pudieran romper y reformar. Con la adición de algunas "cuerdas moleculares" conocidas como polímeros aleatoriamente ramificados, los investigadores fueron capaces de unir los enlaces, lo que les permite ser mezclados de forma homogénea en una escala molecular, creando así el nuevo caucho.

A diferencia del caucho típico, que se rompe en puntos de estrés particulares, este nuevo híbrido desarrolla "fibras”, una característica similar a las grietas pero conectada por hilos fibrosos. Esto redistribuye el estrés a través de la goma, lo que significa que no hay puntos de enfoque para el desgarro y, cuando se libera, el material vuelve a su forma original y las fibras sanan.

"Si usted tiene un corte a través del neumático, no tendría que ser reemplazado de inmediato, ya que en su lugar, se auto-sanará mientras conduce, lo suficiente para darle margen de maniobra para evitar daños dramáticos. ", afirmó Jinrong Wu, uno de los autores del artículo.