La Asociación de Consumidores de Navarra (Irache) ha analizado los precios de más de treintena de talleres, detectando las diferencias entre unos y otros pueden alcanzar más de un 50%, así como un crecimiento en el número de ofertas o descuentos que ofrecen algunos talleres respecto a años anteriores, informa el periódico 20 minutos.

Así, Irache señala que se pueden encontrar talleres “muy económicos”, que facturan la mano de obra alrededor de 35 ó 40 euros la hora, mientras que otros superan ampliamente los 70 ó 75 euros. En este sentido, la asociación recuerda que “los precios son libres por lo que puede haber establecimientos que se distancien más de estos precios, especialmente al alza”.

Como norma general, la mano de obra resulta “más económica en los talleres independientes, entre un 30% y 40% con respecto a los talleres de marca oficial”, aunque Irache puntualiza que “en los últimos años algunos concesionarios oficiales han promocionado ofertas de revisión o cambio de aceite a precios más económicos, con el fin de ser más competitivos en este tipo de servicios”. Como contrapunto, el informe indica que han crecido las franquicias de servicios posventa de automóviles que han abaratado considerablemente los precios.

Si hay que llevar el coche al taller, desde Irache recomiendan pedir presupuesto y comparar tarifas antes de optar por uno u otro. Si el consumidor no accede a la reparación, el taller le puede cobrar por confeccionar el presupuesto, “aunque su precio no podrá superar el resultado de multiplicar el precio de la hora establecido por las distintas marcas o sus talleres oficiales en las tablas de tiempos de trabajo, para las operaciones razonablemente necesarias para diagnosticar la avería y reponer el vehículo en condiciones análogas”, recuerda la entidad.

Si durante la reparación surgen nuevas averías, se deberá informar al cliente para que éste acepte que se lleven a cabo con el consiguiente encarecimiento del coste”. Además, en el presupuesto debe constar también la fecha de entrega, un dato importante, según la asociación, “ya que los retrasos son algunos de los problemas que más se dan en los talleres”.

Por otro lado, Irache recuerda que llevar a cabo una revisión ordinaria o labores de mantenimiento del coche en un taller independiente no invalida la garantía del vehículo, siempre que esté vigente. A pesar de ello, “algunos concesionarios siguen poniendo problemas para reparar un coche en garantía si éste ha pasado previamente por un taller independiente, aunque haya sido para un simple cambio de aceite y no tenga ninguna relación con la avería a reparar”, critica la asociación.

Por otro lado, las averías cubiertas por la garantía sí tendrán que llevarse a cabo en talleres oficiales de la marca, donde el vehículo tendrá que ser reparado sin ningún coste para el consumidor. Sin embargo, “si un trabajo deficiente en el taller independiente o la utilización de piezas defectuosas son la causa de la avería del vehículo, este taller será el responsable y tendrá que asumir las consecuencias”. En este sentido, Irache remarca que es importante conservar los documentos, como presupuestos o facturas, que atestigüen los trabajos realizados en el taller para poder demostrar que la intervención no afecta a la validez de la garantía del vehículo.