Los clubes del automóvil de Alemania (ADAC) y Austria (ÖAMTC) compararon, en su último test combinado, varios neumáticos con tecnología Run-Flat (RFT), de verano e invierno, con los correspondientes neumáticos convencionales de la propia marca.

Los test se realizaron en un BMW serie 1 con una medida de neumáticos de 205/55 R16, y en un VW Golf VI con unas cubiertas de 225/45 R17 W4. Los criterios de las pruebas incluyeron frenada, control sobre mojado y sobre seco, confort, eficiencia en el consumo de combustible y capacidad de seguir la marcha en caso de avería. En el caso de los neumáticos de invierno también se incluyeron frenada y tracción sobre nieve y hielo, así como manejabilidad sobre nieve.

Los expertos consideraron que los RFT de Bridgestone pueden igualar actualmente a sus neumáticos convencionales en todas las áreas. "Los modelos testados de Bridgestone mostraron mejoras considerables en cuanto a confort y a resistencia a la rodadura, particularmente en comparación con las generaciones previas (en los test de ADAC de 2002)", aseguraron.

De hecho, los neumáticos con tecnología Run-Flat no tienen desventajas significativas y, en algunos casos, incluso presentan ventajas en comparación con los convencionales sobre mojado. En Alemania, por ejemplo, ocurren más de 2.000 accidentes al año ??" algunos mortales - debido a problemas relacionados con los neumáticos. Está claro que con los coches equipados con neumáticos RFT esa cifra descendería drásticamente.

Los neumáticos RFT de Bridgestone, por sus características, permiten seguir rodando en caso de pinchazo, por lo que es posible continuar conduciendo con seguridad a una velocidad determinada, hasta llegar al taller más próximo.

Esto proporciona a los conductores una ventaja decisiva en lo que se refiere a la seguridad: un pinchazo durante la conducción con unos neumáticos convencionales podría derivar en una pérdida de control del vehículo y, en el peor de los casos, provocar un accidente.

Además, los conductores están a salvo de los problemas de un cambio o sustitución de un neumático en una carretera estrecha o muy transitada, o de tener que parar en un área peligrosa. El uso de los neumáticos RFT no sólo reduce el peligro de accidentes, sino que también implica que ya no es necesario disponer de un neumático de repuesto a bordo.

Proporcionar una mayor seguridad y movilidad ha sido siempre el objetivo de Bridgestone, para acompañar a sus clientes en su conducción. Recientemente, se han introducido otras innovaciones en este sentido, pero los RFT han permanecido como un pilar en la estrategia de Bridgestone durante los últimos 14 años.