Los neumáticos Michelin contribuyeron, mediante sus altas prestaciones, a la victoria de sus socios en tres categorías de la 37ª edición del Dakar: coche, moto y camión. Así, Nasser Al-Attiyah (Mini/Michelin), en coches, Marc Coma (KTM/Michelin), en moto, y Mardeev/Belyaev/Svitsunov (Kamaz/Michelin), en camión, subieron a lo más alto del podio.

 

En el rally más prestigioso del mundo, el Dakar, los neumáticos Michelin Latitude C, en categoría de coches, los Michelin Desert Race y Bib Mousse en la de motos, y los Michelin XZL , que equipaban los camiones, permitieron a los pilotos de Michelin dominar una prueba caracterizada en esta edición por su tremenda dureza y variedad de superficies.

El español Marc Coma consiguió con ésta su quinta victoria en moto en el rally más duro del mundo, igualando en el palmarés a Cyril Despres. El piloto de KTM aprovechó los problemas en la etapa boliviana del entonces líder, Joan Barreda, para tomar la cabeza de la prueba, manteniéndose en el primer puesto de la clasificación hasta la llegada a la meta de Buenos Aires.

Coma equipaba el neumático vencedor de las cuatro últimas ediciones del Dakar, el Michelin, un neumático que proporciona más agarre, más manejabilidad y una duración máxima para evitar las trampas de las pistas rocosas, al tiempo que está perfectamente adaptado para las exigentes motos de 450 cc "de fábrica".

La cubierta utiliza el sistema antipinchazos Michelin Bib Mousse, que reemplaza el aire por un anillo de "espuma" (mousse) que ofrece una presión de inflado equivalente a 1,2 bares.

En coches, Nasser Al-Attiyah, al volante de un Mini ALL4 Racing/Michelin, se alzó con su segundo triunfo en el rally Dakar, el primero con el copiloto Matthieu Baumel. El catarí dominó plenamente la carrera, ganando más de la mitad de las etapas.

Ya en camiones se impuso el equipo Kamaz/Michelin, de Mardeev/Belyaev/Svitsunov. La clave del triunfo de Mardeev, que se adjudicó solo dos victorias de especial, fue la enorme regularidad mantenida durante todo el rally al ser capaz de colocarse siempre en los primeros puestos de la clasificación de cada etapa.