Michelin ha anunciado la ampliación de su plan de competitividad, que contempla la reducción de 1200 millones de euros a razón de 300 millones anuales hasta 2020, mediante el incremento de la eficiencia de fabricación, la optimización de costes de materias primas, y la reducción de plantillas por jubilación.

El anuncio del nuevo plan se realizó durante el Investor and Analyst Day (Dia de Inversión y Analisis) organizado el pasado 6 junio en el Centro Tecnológico de Ladoux, en Francia, y prevee un ahorro de costes de 1,2 mil millones de € entre 2017 y 2020, a razón de 300 millones de € al año, superando las expectativas de ahorros anuales previstos de 200 millones a 250 millones € en el periodo 2012-2016.

Unos ahorros tan importantes son complicados que conseguir, pero el Grupo Michelin tiene la intención de utilizar varias palancas para logrargo. Una de ellas, con la que prevén ahorrar de 500 a 550 millones de € se realizará mediante la optimización de plantillas, teniendo en cuenta el número de empleados a punto de jubilarse, algunos de los cuales no serán reemplazados, y los programas de planificación de la formación y los recursos humanos, que permitirá al grupo para ofrecer nuevas oportunidades de carrera y volver a alinear los conjuntos de habilidades con sus necesidades.

Los nuevos procesos de negocio y sistemas de información estándar se siguen desplegando, con el objetivo de reducir los inventarios y cuentas anuales, con los que se espera ahorrar unos 250 millones de € y otros 200 milones de €, respectivamente, hasta 2020, al tiempo que se garantiza un mejor servicio al cliente. Por último, la iniciativa de simplificación lanzado a finales de 2015 se beneficiará diversas unidades del Grupo, así como su organización interna, en particular, con la ampliación de las responsabilidades de los centros de servicios compartidos.

Al mismo tiempo, se espera que el coste de las materias primas se reducirá entre 150 y 200 millones de € durante el mismo período, gracias a la optimización continua de la ingeniería de los neumáticos y su contenido de materias primas. Además, con los programas de formación creados en los últimos cinco años para mejorar la eficiencia de fabricación se conseguirá el aumento de la capacidad de producción en Asia, América del Norte y América del Sur; y la mejora de la utilización de las fábricas, con plantas que producen más de 100.000 toneladas al año constituyéndose cada vez en una mayor parte de la producción total.

También se contempla sacar provecho de los proyectos diseñados para aumentar la productividad y la autonomía de los equipos de fabricación, así como la implementación de medidas para mejorar el servicio al cliente en las plantas del Grupo, un motor fundamental del crecimiento del negocio.

Otras palancas también han sido activadas, incluyendo una reducción del 30% en los costes de inversión unitarios obtenidos mediante programas de eficiencia, la reorganización de los procesos de ingeniería y sistemas para gestionar de forma independiente el rendimiento y el progreso. A la luz de todas estas medidas, el Grupo ha establecido el objetivo de reducir los costes de producción entre 450 millones y 500 millones de € entre 2017 y 2020.