Un bolardo es un poste vertical firme que se coloca estratégicamente en calles, parkings o almacenes impidiendo el paso de vehículos hacia alguna dirección. El cometido principal de estos elementos que forman parte del mobiliario urbano es actuar como barrera protectora para asegurar que las personas o instalaciones no sufran daños en caso de un impacto. Actúan como elementos de seguridad y señalización vial en: islotes, pasos de peatones, contenedores, aceras, rampas de minusválidos, zonas de aparcamiento, etc.

La aplicación del caucho reciclado procedente de neumáticos fuera de uso (NFU) como materia prima de fabricación está permitiendo desarrollar productos sostenibles, de gran valor medioambiental y económicamente viables. Este es el caso de los bolardos de seguridad ecológicos, fabricados a partir del caucho reciclado procedente de NFU. Según informan desde TNU (Tratamiento Neumáticos Usados), cada uno de estos bolardos está compuesto al 80% de caucho de NFU, debidamente tratado para tal fin, e integran un núcleo de acero empotrado, llegando a utilizarse en la fabricación de un bolardo de 18 kg el caucho equivalente que compone tres neumáticos. Traducido en ahorros ecológicos, esto supone dejar de generar un residuo equivalente a 31,50 litros de petróleo y dejar de emitir el equivalente a 98,55 kg de CO2 al medio ambiente.

bolardo caucho NFU TNU 2

La rigidez y flexibilidad del caucho ofrece una firme barrera de protección por su gran capacidad de absorción de energía y resistencia a la intemperie. En este sentido, los bolardos brindan una protección duradera y ecosostenible frente a impactos, minimizando posibles daños a peatones, ciclistas, motoristas, vehículos o mobiliario urbano. Las propiedades elásticas del caucho contribuyen en la mejora de la seguridad vial ya que, en caso de accidente, el impacto es cuatro veces menor que contra un bolardo de acero. A nivel práctico, también reducen el rayado de los vehículos en caso de roces y el daño en los parachoques en caso de colisión. La reutilización del caucho procedente de NFU confiere a estos bolardos ventajas medioambientales, que son acompañadas de una importante reducción de costes.

Además de cumplir sus obligaciones al respecto del tratamiento de los neumáticos fuera de uso, desde TNU también fomentan activamente el respeto medioambiental y la responsabilidad social con el entorno, difundiendo todos aquellos proyectos que den a conocer las grandes posibilidades que ofrece el reciclaje y la reutilización de los NFU. En este sentido, a través de la campaña divulgativa "¿Sabías que…?”, TNU reivindica las ventajas medioambientales que representa dar una segunda vida a los neumáticos fuera de uso.