En un comunicado remitido a los medios de comunicación, la Asociación Española de Neumáticos Reciclados, AER, reclama medidas contra la masiva importación de neumáticos chinos de baja calidad que están minando la industria del recauchutado española y europea.

Según la AER, el impacto que está originando la entrada masiva de neumático barato chino en territorio europeo está afectando negativamente a la industria de Recauchutado Europeo, poniendo en grave peligro los miles de puestos de trabajo que esta industria genera, además de poner en riesgo una correcta gestión de los neumáticos fuera de uso.

Asimismo, la Asociación de recauchutadores argumenta que estos “neumáticos de baja calidad de camión o autobús, importados desde China fundamentalmente, con un precio por debajo del coste de las materias primas”, están impidiendo que la industria del transporte obtenga beneficios gracias a la industria del recauchutado, que ofrece productos entre un “30 a un 60 del costo de un neumático nuevo, con una calidad muy superior, que puede ser luego reutilizado varias veces, gracias al proceso de recauchutado, con lo que supone de ahorro económico y ecológico.”

Otro peligro reconocido por la AER, es que estos neumáticos de baja calidad son también difícilmente reciclables, por lo que ponen en peligro toda la industria: “Si no generamos carcasas de calidad, que son un claro activo para las flotas, ya que se pueden reutilizar con toda seguridad, lo único que se está produciendo son productos desechables, aumentando los residuos generados y encareciendo su gestión. Y lo que a corto plazo parece ser rentable, a la larga va a encarecer el costo kilométrico, al no poderse recauchutar, y dependeremos siempre de neumáticos nuevos de baja calidad, y pésimas prestaciones, por no hablar de las empresas de recauchutado avocadas a desaparecer, con lo que supone de pérdida de puestos de trabajo, y empobrecimiento de nuestra industria nacional, en aras a una industria extranjera que no genera riqueza en nuestro país”.

Según la asociación de recauchutadores, todos nos tenemos que comprometer en asegurar que la industria del recauchutado en Europa pueda seguir compitiendo en el mercado, “sin ser injustamente perjudicado por las actuaciones agresivas y desleales de actividades de países que invaden nuestros mercados con productos de baja calidad”, por lo que en colaboración con el resto de asociaciones europeas han puesto en conocimiento de la Comisión correspondiente de la Unión Europea la situación, que ha decidido tomar cartas en el asunto, aunque sin especificar qué medidas aplicará para favorecer la industria del recauchutado.