El reciclaje de neumáticos usados en petróleo de calidad mediante pirólisis es el desafío que se ha marcado una empresa franco-alemana pese a la desconfianza de las industrias, indica un interesante artículo que les adjuntamos.

 

Después de tres años de obras y de diez millones de euros de inversión, Pyrum Innovations, situada en el oeste de Alemania, pone a punto su primera unidad industrial, un silo de metal de 25 metros de alto.

Se trata de calentar el granulado de los neumáticos viejos a casi 700°C en un reactor vertical con aires de nave Soyuz, todo ello en un medio inertizante para evitar la combustión.

"El petróleo se forma en la parte de condensación de las moléculas", explica Pascal Klein, uno de los dos fundadores de Pyrum. Después del refinado, el petróleo obtenido puede transformarse en un 60% en un equivalente al diésel, en un 30% en un equivalente a la gasolina y en un 10% en disolventes, añade.

Con su unidad de producción concebida para transformar 5.000 toneladas de neumáticos por año, Pyrum afirma poder generar 50% de petróleo, 38% de coque y 12% de gas, que sirve para alimentar el inmenso grupo electrógeno del lugar y, por lo tanto, le otorga autosuficiencia energética.