Durante una jornada de debate sobre la nueva Estrategia de Gestión sostenible de los Residuos de la Comunidad de Madrid, el consejero madrileño de Medio Ambiente, Jaime González Taboada, ha dado por finiquitados los trabajos en el vertedero de neumáticos de Seseña, que ardió el pasado mes de mayo.

Según el Consejero de la comunidad de Madrid, la limpieza de las 1.500 toneladas de residuos que quedaban en el vertedero de Seseña finalizaron el 26 del pasado mes de agosto, tras recubrir el terreno con un polímero no nocivo para que y el polvo de ceniza que ha quedado se fije al suelo y no se levante.

Taboada también explicó, según Ecodiario, que "después de triplicar los turnos de limpieza durante dos meses", el vertedero de Seseña quedó limpio de todo tipo de deshechos generados en el incendio, como ferralla, hierro, goma, ruedas.... Todo lo que se quemó ha sido trasladado a dos plantas en Arganda del Rey y en Pinto para separar materiales, como la ferralla que será llevada a acerías para su fundición o el compost que podrá ser utilizado en pavimentación de carreteras”. Tan sólo falta que también se acabe la parte de Castilla La Mancha para que el vertedero de Seseña pueda pasar al olvido.

González Taboada ha explicado también que no hay resultados negativos con respecto a posibles efectos para la ganadería o la agricultura según los estudios realizados sobre el terreno por los técnicos de la Comunidad de Madrid y por algunas universidades.