La utilización de neumáticos reciclados para hacer muros aislantes acústicos supone el ahorro comprendido entre un 10% y un 18% de coste con respecto a un producto similar en el mercado, según el profesor Stjepan Lakušić de la Universidad de Zagreb (Croacia).

Cada kilómetro de esta barrera que absorbe el ruido del tráfico se ha instalado en una de sus carreteras, utilizando el equivalente a 8.000 neumáticos usados para su fabricación, lo que se traduce en un ahorro medioambiental de 35 toneladas de CO2 y más de 11.000 litros de petróleo.

Esta iniciativa forma parte del programa de eco-innovación de la Unión Europea, que aportó el 50% de la inversión para su realización.

De esta forma, TNU continúa con su campaña de información y concienciación sobre el reciclaje y tratamiento de los neumáticos usados. Bajo el título "¿Sabías qué…?", pone en conocimiento del gran público todo aquello que hay detrás del proceso de reciclado de los neumáticos fuera de uso, además de mostrar cómo se transforman en diversas aplicaciones que tienen en la vida diaria.