Pirelli ha renovado y ampliado la gama del Cinturato P7 Blue, ampliando su calificación energética “AA” a casi todas las medidas disponibles, reduciendo la resistencia a la rodadura, aumentando las prestaciones sobre seco y mojado, y alargando en un 10% la vida útil.

Lanzado en 2012, el Cinturato P7 Blue fue el primer neumático del mundo en lograr la máxima calificación en la etiqueta energética europea en materia de eficiencia y seguridad (en algunas medidas). El último P7 Blue amplía esta consideración a todas las medidas añadidas a su gama, lo que permite gozar de la distinción “AA” en la práctica totalidad de opciones disponibles.

La nueva generación mantiene los beneficios de su predecesor al tiempo que añade algunas mejoras en algunos capítulos de rendimiento. La nueva generación del Cinturato P7 Blue logra una significativa reducción en resistencia a la rodadura, con el consiguiente beneficio en materia de ahorro de combustible y emisiones de CO2. La clave de la progresión en este capítulo la tiene el Low Rolling Technology Package: un conjunto de medidas que combina nuevos procesos de producción, especialmente en el área de las cinturas, y el uso de nuevos materiales.

Desarrollado en el centro de alta tecnología de Pirelli en Settimo Torinese, el Low Rolling Technology Package tiene sus fundamentos en un nuevo sistema que controla las diferentes fases de vulcanización. Su aplicación permite regular específicamente el momento termal ideal para los diferentes materiales utilizados. La construcción ‘cero grados' y su cintura, además, han sido optimizados para distribuir de forma más igualitaria la presión, lo que asegura unas excelentes prestaciones y una mejora en frenada tanto en seco como sobre suelo mojado.

Uno de los más notables resultados logrado por los ingenieros de Pirelli ha sido la reducción de la resistencia a la rodadura, gracias al empleo de una nueva generación de materiales internos patentados. Este progreso se ha logrado sin comprometer los niveles de agarre sobre seco o agua, a fin de garantizar la máxima seguridad al volante. La nueva tecnología ha incrementado, de paso, la vida del neumático en un 10%, aproximadamente.