Los neumáticos para SUVs y modelos 4WD afrontan mayores retos que el resto de vehículos. “Cuando comparamos los datos de diferentes vehículos, observamos que los modelos más grandes y rápidos son también los que tienen mayores necesidades con respecto a sus neumáticos”, explica Andreas Schlenke, ingeniero de desarrollo de neumáticos de Continental. “Sólo en términos de peso, un SUV que tiene que subir una cuesta lo hace con un tercio más de carga que la de una berlina o un vehículo urbano, por lo que sus neumáticos tienen que estar preparados para este peso. Para ello existen los neumáticos XL ('extra load', por sus siglas en inglés), que ofrecen un mayor rango de peso con unos niveles de aguante mayores que los de los modelos convencionales”.

Asimismo, Schlenke afirma que se deben garantizar otros activos como el centro gravitacional del vehículo, un recorrido de suspensión más largo y unos rodamientos más anchos que el del resto de vehículos. “Por lo tanto, cuando desarrollamos estos neumáticos, tenemos que invertir más tiempo y esfuerzo para asegurar un rendimiento en frenada óptima y segura y un manejo preciso. Después de todo, cuando hablamos de SUVs hablamos de altas velocidades que nada tienen que envidiar a las que alcanzan los deportivos de alta gama”.

Según el ingeniero, es una suerte para los desarrolladores que solo una pequeña parte de los conductores de SUVs y de modelos 4WD conduzcan fuera de la carretera. El simple hecho de ofrecer las propiedades de seguridad, la baja resistencia a la rodadura y la buena calidad de conducción ya es todo un desafío. “Para conducir fuera de la carretera se necesita una banda de rodadura más pesada con unas buenas propiedades de autolimpieza, además de protección para los cortes y las abolladuras y unas llantas reforzadas”, afirma Schlenke a la hora de describir los neumáticos.

Este tipo de construcción no es la más ideal para una rápida conducción por autopista porque fuera de la carretera estas gruesas lengüetas, que se entrelazan entre las piedras del duro terreno, no tienen el suficiente agarre como para manejar de forma rápida las curvas y las frenadas. “Y esta es la razón por la que los verdaderos neumáticos off-road llevan la etiqueta M+S (Mud+Snow o barro y nieve en sus siglas en ingles)”, aclara Schlenke. Esto es lo que diferencia un modelo específico de uno M+S, enfocado más al barro y a la nieve. En consecuencia, antes de comprar unos neumáticos, los conductores de SUVs y de modelos 4WD deben pensar detenidamente qué uso van a dar a sus vehículos y elegir los neumáticos en consecuencia.

Por último, Andreas Schlenke alerta de conducir en invierno con neumáticos M+S, ya que no llevan el símbolo alpino del copo de nieve en una montaña de tres picos. “La tracción a las cuatro ruedas implica a menudo un mayor agarre cuando se circula por carreteras invernales pero con neumáticos off-road que no ofrezcan distancias de frenado eficientes o unas prestaciones deficientes en nieve y hielo, sólo te pondrás a ti y a otros usuarios de la carretera en peligro”.