Pirelli presenta por primera vez unos neumáticos capaces de dialogar con el coche. Se trata del sistema Pirelli Cyber Tyre, que funciona gracias a un sensor ubicado en el interior de cada cubierta que recopila datos esenciales para una conducción segura y los transmite directamente al software de la centralita del vehículo. El primer modelo en incorporar esta novedad mundial será el McLaren Artura, superdeportivo híbrido dotado de una importante carga tecnológica para una conducción más completa y segura.

La tecnología Cyber Tyre proporciona una gran cantidad de datos tanto para el coche como para quien se sienta al volante: el pasaporte del neumático (tipo de cubierta, de verano o invierno, presión ideal, códigos de velocidad e índice de carga) y toda clase de informaciones ligadas a su rodadura. Estos últimos datos, sobre todo los de temperatura y presión, son fundamentales para la seguridad de marcha. La información, además, llega con mayor precisión que en el sistema tradicional TPMS, ya que los sensores están en contacto directo con el neumático, no se ubican en la llanta. Un software específico creado por Pirelli e integrado en la electrónica del vehículo se ocupa de procesar estos datos, que posteriormente se transmiten a la centralita y al conductor, que puede consultarlas, en parte, desde el cuadro de mandos.

Las funcionalidades específicas de los Cyber Tyres de Pirelli las define cada fabricante según el modelo de vehículo al que irán destinadas. En el McLaren Artura, entre las funciones previstas se encuentran opciones específicas para rodar en circuito. En este ámbito, la tecnología Pirelli Cyber Tyre permite al conductor adaptar las presiones para obtener mejores prestaciones en pista en función de su estilo de conducción. También se modifican los avisos que recibe cuando está a los mandos. Estas notificaciones pueden incluir desde la advertencia del momento en que las gomas han alcanzado su temperatura ideal o la ayuda para mantenerlas en su ventana de funcionamiento idónea y exprimir al máximo el conjunto coche-neumático. También se alerta de la llegada del momento de enfriarlas.

Pirelli ha desarrollado junto a los ingenieros de McLaren tres variantes de P Zero específicas para el Artura, todas ellas en medida 235/35 R19 para el eje delantero y 295/30 R20 para el posterior. Los primeros son unos P Zero de verano, dotados de una banda de rodadura de dibujo asimétrico, que ofrece unas excelentes prestaciones en frenada y garantiza el control del vehículo bajo cualquier condición, particularmente cuando el asfalto está mojado.

A modo opcional, Pirelli ofrece cubiertas P Zero Corsa, también desarrolladas a medida y destinadas a uso combinado en circuito y carretera, y que se diferencian de las anteriores por un compuesto que deriva de la competición. Para la temporada invernal, el McLaren Artura puede calzar unos P Zero Winter, también únicos para este modelo, que cuentan con un compuesto y un diseño de la banda exclusivos. Estas tres opciones incorporan el marcaje “MC-C” en sus respectivos flancos, que acredita el desarrollo específico (la C indica la incorporación de tecnología Cyber Tyre).

Por otro lado, el sistema Pirelli Cyber Tyre da algunas pistas del futuro de los neumáticos, que serán capaces de proporcionar a la electrónica de control del vehículo una suerte de sentido del “tacto” con el asfalto. Esta cualidad permitirá identificar y prevenir situaciones potencialmente peligrosas, como la pérdida de agarre y el aquaplaning, y avanzar una rápida intervención de las ayudas a la conducción. El paso siguiente será la conexión de las cubiertas a la red, de modo que pongan en contacto tanto a la infraestructura en cuestión como a otros vehículos.