Kraiburg TPE ofrece una amplia gama de elastómeros termoplásticos (TPE) para el uso en el interior y el exterior del automóvil, así como en el compartimento del motor y en el tren de potencia. En la producción de su innovadora tapa para las barras del techo, la empresa Gutsche Engineering, especializada en componentes de alta exigencia para el vehículo, también confía en este fabricante de TPE de la ciudad alemana de Waldkraiburg.

Para llevar a cabo esta aplicación, Gutsche Engineering ha aprovechado la eficiente capacidad de procesado y, sobre todo, la gran resistencia a los agentes atmosféricos, que se combina con la adhesión cohesiva a ASA del compuesto Thermolast A de Kraiburg TPE.

Hasta ahora, el sellado obligaba a realizar un complicado montaje debajo de las barras del techo, pero la innovación de Gutsche Engineering proporciona una tapa lista con sellado integrado. La simplificación del proceso de montaje en el fabricante de equipos originales (OEM, por sus siglas en inglés) es apenas una de las ventajas que conlleva una pieza multicomponente. Con el compuesto Thermolast A de Kraiburg TPE, Gutsche Engineering ha logrado unir ASA y TPE en la inyección bicomponente.

“Para el sellado, buscamos un TPE que pudiera inyectarse en la tapa directamente sobre el componente duro de ASA y que garantizara una adhesión fiable y duradera a dicho copolímero”, explica Martin Gutsche, director general de Gutsche Engineering.

También resultaba determinante, según el responsable, “la viscosidad del TPE para realizar la delgada geometría de los labios de sellado con presiones interiores del molde que fueran lo más bajas posibles y sin que se produjeran marcas de hundimiento sobre el componente duro. Además de la tecnología de moldes y el concepto de inyección, la aptitud para el procesado y las propiedades del TPE jugaron un papel significativo para alcanzar la calidad requerida en los componentes”.

Gracias a la cooperación en proyectos anteriores, Gutsche Engineering incorporó a Kraiburg TPE al desarrollo desde el principio, a fin de identificar el TPE óptimo para la innovadora aplicación. “Para determinar desde antes del inicio del proyecto la adhesión de las diferentes combinaciones de materiales en función de distintos parámetros de procesado, nuestros servicios en Kraibuerg TPE incluyen la verificación de la resistencia al pelado mediante ensayos específicos llevados a cabo según las pautas establecidas por la Asociación de Ingenieros Alemanes en su norma VDI 2019”, destaca Matthias Michl. “La experiencia muestra que la integración temprana en los proyectos y las pruebas previas conexas nos permiten realizar una contribución decisiva para minimizar los gastos de desarrollo e impulsar el lanzamiento del producto”.

Además de presentar una probada adhesión a termoplásticos polares, el compuesto Thermolast A seleccionado se caracteriza por su gran fluidez, que posibilita el llenado de complejas geometrías de componentes. En el caso de las tapas de las barras del techo, uno de los principales retos radicaba en asegurar, asimismo, una elevada resistencia a los agentes atmosféricos, ya que se trata de elementos que se montan en el punto más alto de los vehículos.

El compuesto Thermolast A utilizado logró satisfacer de manera anticipada las altas exigencias requeridas a un OEM, consistentes en dos ciclos anuales de exposición a los agentes climáticos según los métodos de ensayo PV3929 y PV3930, con una escala de grises de >4. Además, demostró su rendimiento en el componente expuesto a la intemperie: gracias a su gran estabilidad en esas condiciones y a pesar de la delgada geometría de los labios de sellado, los compuestos Thermolast A soportaron la intemperie sin sufrir agrietamientos.

La aplicación realizada con Thermolast A ya se está utilizando en serie desde el primer trimestre de 2019 como parte del sistema de barras del techo de un SUV de alta gama.