Para los amantes de las bajas temperaturas, Midas lanza unas recomendaciones que ayudarán a circular de forma tranquila y segura por las zonas más frías de la Península.

  • Revisar el coche. Realizar una revisión periódica del vehículo, así como el debido mantenimiento alarga su vida útil y previene daños que en algunos casos resultan irreparables. Si se ha llevado a cabo una revisión recientemente pero habrá un traslado a un lugar donde hay bajas temperaturas, es recomendable que un profesional revise el coche o la moto para asegurar que los elementos de seguridad más importantes están en condiciones óptimas para viajar.
  • Neumáticos en excelentes condiciones. Si se va a conducir por una vía con placas de hielo o nieve, es mejor asegurarse de que los neumáticos están en las condiciones adecuadas. ¿Cómo? Revisando su desgaste: el dibujo o trama debe tener un relieve mayor a 1,6 mm. También hay que tener en cuenta que una rueda reparada o con daños supone un riesgo. Desde Midas señalan que vigilar la presión de los neumáticos regularmente es otra tarea esencial para mejorar el agarre y evitar problemas de control del vehículo como sucede con el aquaplaning.
  • Adiós a las cadenas. Los avances tecnológicos en el mundo del motor han permitido decirle adiós, en muchas ocasiones, a las temidas cadenas para circular por carreteras nevadas. A día de hoy, existen los neumáticos llamados 'allseason' para aquellas zonas donde bajan las temperaturas pero la nieve es ocasional. Además, duran todo el año, adaptándose a las diferentes estaciones y sus climas. Es decir, es necesario no olvidarse de los neumáticos de invierno para aquellos lugares de mucha nieve, mientras que los 'allseason' son perfectos para que aquellos que viajen a esas zonas de forma ocasional.
  • Cuidar la vida de la batería. El frío y las heladas pueden afectar la batería al punto de que encontrarse dificultades para encender el vehículo. Los expertos de Midas indican que es necesario revisar el estado de la batería frecuentemente. También no dejar los vehículos en la calle y apagados por mucho tiempo, y de ser posible dar una vuelta de aproximadamente diez minutos para evitar problemas de arranque. Existen herramientas en los talleres que permiten medir el estado de carga y asegurar que la batería aún tiene vida útil. Estas recomendaciones aplican también para los coches eléctricos, ya que cuentan con baterías especiales.
  • Frenos, otra pieza fundamental. Un sistema de frenado en buen estado, con distancia y precisión es clave al momento de conducir en condiciones climática especiales o extremas. Por ello, revisar los frenos (pastillas, discos, líquido de frenos,...) es clave para viajar seguro.

Desde Midas destacan que, además de conducir a una velocidad moderada, no utilizar el móvil en la vía y respetar las distancias con los otros conductores, también es importante trazar una ruta específica, con puntos de parada y auxilios viales por si se presenta algún imprevisto.