El proyecto oficial para aumentar los impuestos internos a los bienes "suntuarios" sigue generando rechazo entre los sectores afectados.

Después que los importadores de vehículos y los fabricantes de embarcaciones expusieran sus críticas y advirtieran sobre la posible pérdida de puestos de trabajo, la Asociación de Concesionarios de Automotores (Acara) distribuyó un informe sobre el impacto que provocaría una subida impuesta para los vehículos de alta gama.

El proyecto de ley establece una tasa de impuestos internos del 30% para los vehículos cuyo precio esté entre 170.001 y 210.000 pesos y una tasa del 50% para los automóviles con un coste superior a 210.000 pesos. El proyecto original establecía una tasa del 50% para todos los vehículos por encima de los 170.000 pesos. Recordemos que un euro son 8,34 pesos argentinos, aproximadamente.

Según Acara, si se toman en cuenta los precios actuales, la medida afectará a 120 de los 220 modelos que circulan en el país, es decir, al 55% de los vehículos en alguna de sus versiones.

Los concesionarios también presentaron un escenario para 2014 que supone un aumento del 20% en el precio de los vehículos. Mediante esta proyección, el próximo año el número de modelos afectados por la suba en los impuestos internos llegaría a 148, es decir, el 68% del total de los modelos que se venden en Argentina.

Entre los modelos que se verían afectados por la iniciativa oficial hay algunos que se producen en el país argentino, como el C4 Lounge de Citroën, el Ford Focus, el Peugeot 408, el Renault Fluence y el SW4 de Toyota. Acara advierte asimismo que la medida también tendría impacto sobre modelos producidos en Brasil y México.