Los Jueces de Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial han dictado que un concesionario no tiene una obligación contractual previa de reparación de un vehículo en tanto el desperfecto se produzca como consecuencia de un choque. Consideran que no resulta abusiva la solicitud de que, previo a la reparación del vehículo, se convengan las condiciones de garantía.

"No puede el reclamo asentarse sobre la sola base de la recepción del vehículo por parte del taller cuando sabido es que conforme los usos y costumbres (punto V del Título Preliminar del Código de Comercio) cualquier negocio mecánico (oficial o no oficial) procede a recibir el automotor cuando el propietario lo deposita materialmente en el taller a los fines de su arreglo. Esta recepción no es definitiva ni configurativa de  un acuerdo de locación de obra ni para el taller ni para el dueño del auto pues evidentemente falta la revisión adecuada del vehículo, el diagnóstico, la producción del presupuesto  y su aprobación por parte del locatario", afirmaron los miembros de la Sala III de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial.

La emisión de la orden de reparación y la recepción de la seña no pueden configurarse, a criterio de los miembros del Tribunal, como configurativos del perfeccionamiento de un contrato de locación de obra para la reparación del vehículo.