Un fuerte descenso del 31,3% registró el mercado brasileño de vehículos nuevos durante los dos primeros meses respecto al mismo periodo de 2015, lamenta Fenabran, la Federación Nacional de Distribuidores de Vehículos Automotores.

Sin duda, esta alta caída es un reflejo evidente de la crisis del sector en Brasil, debido a la reducción de la demanda y al encarecimiento del crédito. Todo es consecuencia de la fuerte recesión en la que está la economía brasileña.

Datos de Fenabran indican que en febrero se vendieron un total de 146.783 automóviles nuevos, con una bajada del 21,06% frente al mismo mes de 2015 y del 5,47% respecto a enero.

Recordemos, por otro lado, que Brasil ya cerró el pasado año con una caída del 26,55% en las ventas (2.569.014 vehículos), las peores cifras desde 2008.