El Consejo Constitucional francés ha adoptado esta medida sin cuestionar las razones de la liberalización, pero censurando el modus operandi utilizado por el gobierno galo para votar esta medida. El Consejo explica que el artículo 110, relativo a la liberalización de las piezas cautivas, no tiene lugar dentro de la ley LOM aprobada.

La patronal de la distribución francesa, FEDA, que ha estado trabajando durante más de un año en esta medida, deseada y anunciada por el primer ministro Edouard Philippe, solo puede “deplorar profundamente una decisión lejos de las realidades cotidianas y que, por lo tanto, penalizará a los hogares franceses y su poder para compra”.

FEDA solicitará una cita con los servicios del Primer Ministro, para identificar el vehículo legislativo más cercano que permita implementar esta medida anunciada por el Jefe de Gobierno. FEDA no duda por un momento que el Gobierno querrá y encontrará una manera rápida de adoptar este dispositivo, así como ciertamente las otras nueve medidas también censuradas por el Consejo Constitucional.