La producción brasileña de automóviles alcanzó en abril las 340.865 unidades, incluyendo automóviles, comerciales leves, camiones y ómnibus, un aumento récord de 6,8 % comparado con marzo, desveló la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores (Anfavea).

En este sentido, el mercado automotriz del país sudamericano, en plena expansión, tendrá un nuevo empuje tras recibir inversiones por valor de 23.000 millones de euros hasta 2017.

El alza significó, además, un incremento de hasta un 30,7 % respecto a abril de 2012. El volumen representa un nuevo récord histórico para todos los meses, superando la producción de agosto del año pasado, cuando fueron producidas 329.300 unidades.

En el acumulado de los primeros cuatro meses del año, la producción brasileña sumó 866.100 unidades, un repunte del 13,9 % ante el primer cuatrimestre de 2012 y también récord para el período.

Las exportaciones acumularon en abril las 55.084 unidades, un aumento del 26,5 %. En el global del primer cuatrimestre, 157.900 unidades, un incremento del 3,8 % frente al mismo período de 2012.

Respecto al total de las inversiones, una cuarta parte será aportada por el grupo italiano Fiat Chrysler, que plantea invertir 5.700 millones en Brasil. No en vano, el crecimiento de las ventas en el gigante latinoamericano es uno de los principales atractivos para las grandes multinacionales del automóvil.

Fiat Chrysler es actualmente el mayor fabricante de vehículos en Brasil, donde también se encuentra situado el centro de la división latinoamericana del grupo, que ha decidido ampliar su producción de automóviles, camiones, motores, autopartes y máquinas colectoras agrícolas.

El plan de inversiones va a generar 7.700 empleos directos y otros 20.000 indirectos. Parte de los recursos serán destinados a la construcción de nuevas fábricas, como la unidad que será instalada en la provincia de Pernambuco para producir 250.000 vehículos anuales a partir de 2015.