La producción y exportación de vehículos ligeros en México registró por quinto año consecutivo una cifra récord, tras presentar un fuerte crecimiento en la demanda del mercado norteamericano (Estados Unidos y Canadá).

Estos datos mantienen a la industria automoción mexicana como la cuarta a nivel exportación y la octava como productora en el mundo.

En este sentido, en abril la producción de coches repuntó un 3,9%, al fabricar 248.031 unidades, 9.265 más que el mismo mes del 2013. Asimismo, las exportaciones crecieron 9%, después de vender 202.328 vehículos (16.780 más que en el curso pasado).

El presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (Amia), Eduardo Solís, celebró que en apenas cuatro meses la industria ya rebase la producción de un millón de vehículos, con el reto de producir más de 3,5 millones a lo largo del año.

General Motors se colocó como la principal marca exportadora, al crecer 35%, seguida de Chrysler (19,2%) y Nissan (19%). Los modelos con mayor volumen de exportación son Ford Fusion, Volkswagen Jetta, Nissan Versa y Ford Fiesta.

Destacar que México exportó a Estados Unidos 571.194 vehículos, frente a las 494.338 unidades del primer cuatrimestre del 2013, lo que representa un crecimiento del 15,5%. Canadá, por su parte, aumentó sus compras de origen mexicano en un 41,1% con 79.208 vehículos.

De acuerdo con el reporte de la agencia automoción de Estados Unidos (Ward's Automotive), los vehículos mexicanos representan el 11,2% de las unidades ligeras vendidas, ubicando a la industria automotriz mexicana como el segundo proveedor en lo que va del año, tras Canadá y superando Japón.

Por otra parte, en Argentina la producción de vehículos volvió a mostrar una nueva caída, en este caso del 21,6% durante el mes de abril respecto al mismo periodo de 2013. Así, las ventas mayoristas al mercado interno se desplomaron en un 40%, desveló Adefa (Asociación de Fábricas de Automotores).

Respecto a las exportaciones, el sector envío 32.479 vehículos a diferentes destinos, un 20,5% menos que el volumen registrado en abril de 2013.

No en vano, con alrededor de 12.000 trabajadores suspendidos, la automoción argentina atraviesa una complicada situación, afectada por los descensos en las ventas al mercado doméstico, la bajada en las exportaciones a Brasil y la carencia de componentes.

"La menor demanda interna registrada en el último período, la situación particular por la que atraviesa el principal mercado de exportación y los conflictos gremiales en el interior de algunos proveedores han impactado en la actividad y se reflejaron principalmente en los volúmenes de producción y exportación", explicaron fuentes de Adefa.

La asociación apuntó seguidamente que entre enero y abril el sector alcanzó una producción total de 206.581 unidades, un 17,9% por debajo del mismo periodo del curso pasado. Además, en el acumulado de 2014 se exportaron 106.827 vehículos, un 18,6% menos.