La empresa Robert Bosch mantiene su estrategia de crecimiento en México y anunció inversiones de unos 150 millones de dólares (poco más de 132 millones de euros) al año en el país, implicando generar unos 1.500 empleos por año, expuso el presidente de la firma alemana en México, René Schlegel.

 

El directivo aclaró que "no vemos ninguna razón para detener el ritmo de inversión contemplada". Se trata, afirmó, de una inversión sostenida en el mediano y largo plazo a la que "no le veo fin" en el tiempo, por lo que los planes de inversión de la empresa continúan en pie para México.

Por su parte, el vicepresidente de la división automotriz equipo original de Bosch México, Eduardo Watty, aseguró que por el momento no han registrado reducción en sus ventas debido a las crisis que pasa VW y que afecta a su armadora ubicada en Puebla.

Schlegel aclaró que al ser proveedores mundiales para fabricantes de equipos originales (OEM), disminuye el impacto ante la posible reducción en la fabricación de vehículos de Volkswagen en México como consecuencia de la problemática con el software de control de emisiones en los vehículos diésel.

Así, "el pastel de mercado no se va a disminuir, porque la gente va a comprar el mismo número de coches y nosotros tenemos relaciones con todos los productores automotrices en el mundo, porque no hay un automóvil sin un componente Bosch".

Sin embargo, reconoció la importancia de Volkswagen como cliente para Bosch y asumió que lo que suceda en planta del fabricante alemán en Puebla tendrá un impacto numérico para la firma que dirige.