El director nacional de Industria, Sebastián Torres, y el coordinador del área de Políticas Territoriales de la OPP, Marcos Otheguy, presentaron el pasado martes la estrategia de competitividad del segmento automotriz. El estudio plantea incentivar la producción local a través de la articulación productiva, es decir, mediante reuniones sistemáticas de todas las partes que integran el sector.

Durante el acto se mostró la estrategia elaborada por la consultora Abeceb.com,  especialista en análisis de incidencia del contexto económico en las empresas, los procesos productivos y sus interrelaciones. Participaron empresarios del sector, trabajadores y representantes de las instituciones de referencia.

El informe plantea, básicamente, que las empresas más relevantes realicen reuniones periódicas con los fabricantes de componentes y sistemas para el automóvil (airbags, asientos de cuero y accesorios) y los recambistas, con el objetivo de determinar de qué forma se pueda llevar a cabo el abastecimiento de producción local mediante mano de obra nacional.

El principal reto es que el abastecimiento de neumáticos o motores y todos los componentes del auto que se importan, sea realizado por una empresa radicada en Uruguay. "Las reuniones definirán si es viable. Si no lo es, el gobierno definirá la política para que sea posible", reiteró Torres. Indicar que sector automotriz en Uruguay emplea a alrededor de seis mil personas.

Torres resaltó que el gobierno uruguayo intensificó su implicación en el sector automoción a partir de 2008. Dos años después se conformaba el consejo tripartito para acentuar las iniciativas al respecto.

"El sector ensamblador hoy importa partes y piezas que se ensamblan en Uruguay y se colocan en Brasil y Argentina principalmente. Lo que queremos es que muchas de esas piezas que hoy se traen de otra región puedan eventualmente ser compradas a fabricantes de componentes o recambistas instalados en Uruguay", concluyó.